Fallece por hipotermia un vecino de Chaitén reacio a salir tras la erupción del volcán

  • Santiago de Chile, 28 abr (EFE).- José Alberto Paredes, una de las cerca de 70 personas que se resisten a abandonar la localidad de Chaitén, devastada por la erupción del volcán del mismo nombre, fue hallado muerto ayer en su domicilio debido a una hipotermia causada por las bajas temperaturas en la zona, informa hoy la prensa local.

Fallece por hipotermia un vecino de Chaitén reacio a salir tras la erupción del volcán

Fallece por hipotermia un vecino de Chaitén reacio a salir tras la erupción del volcán

Santiago de Chile, 28 abr (EFE).- José Alberto Paredes, una de las cerca de 70 personas que se resisten a abandonar la localidad de Chaitén, devastada por la erupción del volcán del mismo nombre, fue hallado muerto ayer en su domicilio debido a una hipotermia causada por las bajas temperaturas en la zona, informa hoy la prensa local.

Paredes, de 35 años, habitaba una casa cercana al río Blanco en Chaitén, a unos 1.200 kilómetros al sur de Santiago, y se hizo conocido por su negativa a abandonar el pueblo tras la erupción del volcán, lo que llevó a las autoridades regionales a interponer un recurso para resguardar su vida e integridad física y psíquica.

El fallecido era una de las cerca de 70 personas que aún habitan la devastada zona, apodados como los "rebeldes" de Chaitén, donde sobreviven sin servicios básicos y con el permanente riesgo de que se produzcan explosiones y flujos de bloques de material volcánico y de cenizas que pueden afectar los valles adyacentes al volcán.

"Sí, claro que tenemos miedo, pero no pasa nada", aseguró al diario El Mercurio Ingrid Ovande, comerciante, quien admitió que no pasa las noches en su casa por temor a que una crecida del río Blanco la arrase, tal y como ha sucedido con el 60 por ciento de las viviendas de la localidad.

En los alrededores del volcán Chaitén, en erupción desde el 2 mayo de 2008, se registran hasta medio centenar de sismos diarios, de entre 2 y 4,5 grados de magnitud en la escala de Richter, con hipocentro a unos cinco kilómetros bajo el volcán, según los expertos.

La alerta roja decretada por las autoridades sigue vigente debido al riesgo de colapso de los domos del volcán, explosiones y la formación de aludes de cenizas hacia los valles colindantes, afirmó en declaraciones que recoge el diario El Mercurio el director de la Oficina de Emergencia de Los Lagos, Guillermo Núñez.

El volcán Chaitén entró en erupción el 2 de mayo de 2008 y obligó a la evacuación de los más de 5.000 habitantes de la localidad del mismo nombre, situada a sólo diez kilómetros del cráter y capital de la provincia de Palena, en la región de Los Lagos.

"(El volcán) pasa por ciclos. Hasta el 10 de febrero estaba tranquilo (pero) desde el 19 de febrero vino el colapso y el pequeño lahar" (flujos rápidos de mezclas densas de partículas de roca y agua que escurren desde los volcanes) bajó por el río Blanco, explicó Núñez.

Ese ligero deslizamiento era la décima parte de los cerca de 30 millones de toneladas métricas que, según el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), están acumuladas en el complejo de domos formados en el volcán y que pueden colapsar en cualquier momento.

De acuerdo con el último informe del organismo, vigente hasta el momento, la energía sísmica liberada mantiene valores elevados, con una columna de gases y cenizas de una altura de cerca de 1,5 kilómetros sobre los domos del volcán.

En tanto, ya han empezado las obras de construcción de algunos edificios y equipamientos de la nueva localidad de Chaitén, ubicada en la zona de Fandango Norte, a diez kilómetros de la localidad original.

Los trabajos partieron por la construcción del aeropuerto, que permitirá el traslado de los materiales necesarios para levantar el nuevo pueblo.