Las autoridades costarricenses vigilan el volcán Arenal tras un aumento de su actividad

  • San José, 3 abr (EFE).- La Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica (CNE) anunció hoy que aumentará su vigilancia en el volcán Arenal durante la Semana Santa para detectar posibles anomalías, pues en los últimos días el coloso aumentó su actividad.

Las autoridades costarricenses vigilan el volcán Arenal tras un aumento de su actividad

Las autoridades costarricenses vigilan el volcán Arenal tras un aumento de su actividad

San José, 3 abr (EFE).- La Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica (CNE) anunció hoy que aumentará su vigilancia en el volcán Arenal durante la Semana Santa para detectar posibles anomalías, pues en los últimos días el coloso aumentó su actividad.

En marzo se detectó un número inusual de sismos tectónicos en el Arenal, por lo que expertos en la materia se reunieron hoy para analizar la situación y definir un plan operativo para esta época, ya que en Semana Santa es cuando el volcán recibe más visitantes, indicó la CNE en un comunicado.

El mes pasado se registraron unos 45 sismos, frente a los 4 ó 5 de febrero, por lo cual los especialistas se mantienen alerta.

Guillermo Alvarado, sismólogo de la Red Sismológica Nacional, señaló que el volcán está siendo vigilado desde principios de año, por lo que se pudo detectar esta anomalía y subrayó que comportamientos similares al de marzo se registraron previamente en otros flujos piroplásticos importantes como los ocurridos en 1975, 1993, 2000 y 2001.

Por eso, la CNE va a adoptar a partir de hoy medidas de vigilancia en la zona tanto para sus habitantes como para los posibles turistas que visiten el volcán esta Semana Santa.

Las autoridades recomiendan a los turistas y a los pobladores locales respetar las zonas restringidas cercanas al volcán y seguir las recomendaciones de los expertos.

Desde el pasado martes, el volcán acumula material en la cumbre de su cono, por lo que los vecinos temen que se pueda generar una avalancha.

La última avalancha registrada fue el 10 de junio de 2008, cuando el Arenal expulsó ceniza y rocas de grandes dimensiones, que descendieron por el flanco suroeste, pero sin dejar ningún tipo de daño.