El derribo del antiguo Teatro Princesa comienzan hoy tras el incendio registrado a finales de febrero

VALENCIA, 15 (EUROPA PRESS)

Los trabajos de derribo del antiguo Teatro Princesa de la ciudad de Valencia, afectado por el incendio declarado en su entorno a finales del pasado mes de febrero, comenzaron hoy, según confirmaron a Europa Press fuentes del consistorio valenciano. Este recinto, que en la actualidad se encontraba cerrado y en desuso, es de propiedad privada y está ubicado en el número 1 de la calle Rey Don Jaime de la capital valenciana, en pleno casco antiguo.

La demolición del teatro la llevan a cabo sus propietarios, después de que la administración local declarara, a primeros de marzo, la amenaza de ruina inminente del recinto tras quedar arrasado por las llamas.

Además, se declaró amenaza de ruina inminente el edificio ubicado en el número 6 de la calle Murillo, colindante al teatro y también afectado por este incendio. La demolición de este inmueble, que llevó a cabo la contrata municipal de derribos, concluyó la pasada semana, según las mismas fuentes.

Los técnicos municipales determinaron que el estado en el que quedó la estructura del edificio del antiguo Teatro Princesa como consecuencia del incendio rebasaba el umbral de seguridad y constituía una amenaza real para la seguridad pública, por lo que se ordenó su derribo inmediato. Después de completarse las gestiones necesarias y tras los episodios de lluvias de los últimos días, la demolición del recinto teatral comenzó esta mañana.

Para poder iniciar esta labor, los propietarios del antiguo teatro tuvieron que ponerse en contacto con un despacho de arquitectos y con una empresa de derribo y nombrar un técnico responsable de la actuación, así como presentar el pertinente estudio básico de seguridad y salud de estas obras, el referido a la gestión de los residuos de la construcción y demolición.

Igualmente, según las mismas fuentes, los dueños del antiguo recinto teatral han tenido que gestionar la retirada de los restos de la cubierta del inmueble, que eran de uralita (amianto-cemento) y que debían ser recogidos de manera controlada por una empresa especializada.

Desde el consistorio apuntaron también que antes de Semana Santa, la propiedad del edificio teatral contaba ya con todos los permisos necesarios para realizar el derribo. Asimismo, señalaron que el comienzo de estos trabajos se ha debido coordinar con la Concejalía de Circulación del Ayuntamiento de Valencia, dado que para acometerlos se han tenido que efectuar algunos cortes de tráfico en el entorno del antiguo teatro.

El solar que quede en el espacio ocupado hasta ahora por el Princesa se destinará a un servicio público, según prevé el planeamiento de este entorno, que también contempla un espacio libre para el interior de la manzana, recordaron las mismas fuentes.