El Gobierno de Navarra declara Gallipienzo antiguo área de rehabilitación preferente

PAMPLONA, 8 (EUROPA PRESS)

El consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, José Carlos Esparza, ha firmado una orden foral por la que se declara Gallipienzo antiguo área de rehabilitación preferente, medida que facilitará el acceso a ayudas de quienes decidan reformar o mejorar la accesibilidad y prestaciones de viviendas dedicadas a residencia habitual y permanente.

El Boletín Oficial de Navarra publicará próximamente la orden foral, con la que el Gobierno foral y el Ayuntamiento de Gallipienzo quieren impulsar la rehabilitación residencial (tejados, estructuras, aislamientos térmicos, reformas en baños, calefacción o saneamiento, etc) del pueblo antiguo, dados sus valores históricos. Consideran que las ayudas al amparo de la declaración de área de rehabilitación preferente puede ser un eficaz medio para ello, informó el Ejecutivo.

En materia de rehabilitación pueden ser declaradas áreas de rehabilitación preferente los centros históricos y conjuntos edificados en los que esté en vigor un Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) que afecte a zonas en las que más del 70 por ciento de los edificios tenga una antigüedad superior a 50 años en caso de centros históricos. Gallipienzo constituye un asentamiento medieval, en el que la mayor parte de las casas datan de los siglos XVIII y XIX, por lo que el consistorio solicitó esta medida de apoyo.

Las subvenciones pueden alcanzar hasta el 40 por ciento del importe de las obras y de los honorarios del proyecto, con ciertos límites, regulados en el Decreto Foral 4/2006, sobre actuaciones protegibles en materia de vivienda y el fomento de la edificación residencial. El Ayuntamiento de Gallipienzo (130 habitantes) también contribuirá a la rehabilitación con una partida presupuestaria de 4.000 euros.

EN LA LEY

Según expuso el Gobierno, el proyecto de Ley Foral de Medidas Urgentes en Materia de Urbanismo y Vivienda, remitido recientemente al Parlamento foral, contempla un incremento de las ayudas para rehabilitaciones e incluye conceptos hasta ahora no subvencionables.

Según el proyecto, las ayudas dependerán de los ingresos familiares del solicitante y la antigüedad del edificio (si tiene entre 15 y 50 o más de 50). Para unos ingresos ponderados de 2,5 veces el IPREM, la ayuda mínima será del 25% para edificios de entre 15 y 50 años y del 30% para viviendas de más de 50 años; para entre 2,5 y 3,5 veces el IPREM, entre el 20 y 25%; y para entre 3,5 y 6,5 veces, del 16% y 20% respectivamente.

Para todos los tramos, las intervenciones en áreas de rehabilitación preferente (eliminación de barreras, por ejemplo) serán, según la propuesta, del 40%, y del 50% para proyectos de intervención global en áreas de rehabilitación preferente. Los porcentajes se incrementarán en 3 puntos en el caso de las familias numerosas de categoría general y 6, especial.

Se establecen además nuevas ayudas relativas a las reformas interiores de cocinas y baños en viviendas con destino a residencia habitual que cuenten con una antigüedad mínima superior a quince años, la instalación de domótica, o aquellas que supongan una mejora de la eficiencia energética en las viviendas.