La estructura del edificio aguantó bien pero aún no se ha decidido si se derriba

  • Zaragoza, 24 abr (EFE).- La estructura del edificio de viviendas de Huesca en el que ayer se produjo una explosión ha aguantado bien, a pesar de que la última planta, la cuarta, quedó completamente destruida, pero los técnicos municipales aún no han decidido si se derribará completamente o se dejarán la primera y segunda plantas.

Zaragoza, 24 abr (EFE).- La estructura del edificio de viviendas de Huesca en el que ayer se produjo una explosión ha aguantado bien, a pesar de que la última planta, la cuarta, quedó completamente destruida, pero los técnicos municipales aún no han decidido si se derribará completamente o se dejarán la primera y segunda plantas.

Durante la mañana, arquitectos y técnicos del área de Urbanismo del Ayuntamiento han trabajado en el lugar de los hechos para determinar el alcance de la explosión en los muros y en la estructura del inmueble en el que ayer, en torno a las 14:45 horas, se produjo una explosión que provocó la muerte a dos personas y heridas de diversa consideración a otras once.

Fuentes municipales han precisado que los muros de contención del edificio, ubicado en la calle Zacarías Martínez y que data de principios de los años 60, son bastante fuertes y han sufrido menos daños de lo que en un principio se preveía, y la estructura no está dañada.

No obstante, las dos viviendas de la cuarta planta desaparecieron totalmente por la explosión y las de la tercera están seriamente dañadas.

A media mañana de hoy operarios y bomberos han comenzado a retirar manualmente los restos de las paredes de la cuarta planta que quedaban en pie.

Se ha optado por realizar el trabajo a mano, sin maquinaria, por razones de seguridad, para evitar que se desprendieran más escombros sobre los tejados de las dos viviendas anejas, pero también para no eliminar pruebas que podrían ser útiles para las investigaciones que lleva a cabo la Policía Judicial sobre las causas del siniestro.

Los trabajos, según las citadas fuentes, son complicados y de hecho se está utilizando una grúa con contenedor para los escombros que se desprenden.

Además, el Consistorio oscense ha creado una oficina de atención a todos los afectados, con asistencia jurídica, social y psicológica.

La oficina se ha ubicado en la planta baja del Centro Cívico Santiago Escartín Otín, en la Calle Gibraltar del barrio del Perpetuo Socorro, en el que se encuentra el edificio afectado.

Estará en funcionamiento desde hoy y hasta el domingo en horario de 10.00 a 13.00 y 17.00 a 20.00 horas.

El Ayuntamiento también ha anunciado su intención de colaborar en lo que sea requerido para la organización de los funerales de las dos víctimas mortales.

Finalmente cuatro personas han sido realojadas esta noche pero los servicios sociales ya han contactado con todos los vecinos de los tres inmuebles afectados, incluso con los que no estaban en la ciudad, y se prevé que a partir de hoy algunos de ellos pidan ser realojados en hoteles y hostales de la ciudad, puesto que se desconoce la fecha en la que podrán volver a entrar en sus casas, siquiera para recoger enseres personales.