'Mingo' se lamenta de que se quedará "tirado en la calle" tras el derribo de su chiringuito

La demolición podría realizarse el 29 de abril a las 10.30 horas, según le ha comunicado el Ayuntamiento

(((Atención abonados, esta información sustituye a la anterior sobre el mismo tema por corrección de una errata en el tercer párrafo)))

SANTANDER, 6 (EUROPA PRESS)

El propietario del chiringuito 'Mingo' de la playa de Ajo, Domingo Herrero, ha lamentado que se quedará "tirado en la calle", "peor que un perro", tras el derribo del local que regenta y que podría producirse el próximo 29 de abril a las 10.30 horas, según le ha comunicado el Ayuntamiento de Bareyo.

Tras esta notificación, de la que le informaron hace cinco días, 'Mingo' procederá, después de las vacaciones de Semana Santa, a sacar sus enseres y pertenencias del chiringuito que, según aseguró a Europa Press, dejará "en la calle", "tapadas con una manta", ya que con su sueldo (540 euros) no puede alquilar un piso o local. "Con lo que cobro y pagando un alquiler, ¿cómo como?", se pregunta.

Domingo Herrero, que tiene 60 años, aseguró que el Ayuntamiento "no se quiere mover" por lo que se verá abocado "a la calle, con todo el negocio". "Van a por mi", insiste una y otra vez, al tiempo que considera que el Consistorio "no está por la labor" de ayudarle.

En declaraciones a esta agencia, recordó que la demolición del chiringuito --en cumplimiento de una sentencia firme del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC)-- estaba prevista para el pasado 24 de noviembre pero que, finalmente, no se llevó a cabo debido a la concentración de familiares, vecinos, clientes del local y representantes de las plataformas de afectados por derribo, ante lo cual las autoridades municipales decidieron aplazar la demolición al 12 de enero de este año.

Sin embargo, el derribo tampoco se llevó a cabo en esta fecha, ya que se repitió la presencia de vecinos y amigos de 'Mingo' ante el establecimiento. De esta forma, sigue sin ejecutarse el que hubiera sido el primer derribo de la Comunidad Autónoma en cumplimiento de una sentencia judicial, situación en la que se encuentran en Cantabria unas quinientas viviendas en distintos municipios costeros de la región. El derribo podría efectuarse el próximo 29 de abril.

El local tiene una superficie de unos 100 metros cuadrados, y también sirve de vivienda a su propietario y a su esposa. En 2002 el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Santander anuló la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento al bar-restaurante, a raíz de una denuncia de varios vecinos, entre ellos los propietarios de un camping y un hotel cercanos.

La solución que el Ayuntamiento de Bareyo ha planteado al Gobierno de Cantabria, es lograr el cese del negocio de forma que el establecimiento se convierta en la residencia habitual de 'Mingo' y se incluya así en el Plan del Ejecutivo regional para las viviendas afectadas por sentencias de derribo.