Un alcalde opositor denuncia la "invasión" de un inmueble por las autoridades venezolanas

  • Caracas, 27 mar (EFE).- El alcalde opositor del municipio Chacao, Emilio Graterón, denunció hoy la "invasión" de un antiguo mercado del distrito capitalino con bombas lacrimógenas por parte de la Guardia Nacional (GN) y efectivos de la Policía Metropolitana (PM), que provocó "seis heridos".

Un alcalde opositor denuncia la "invasión" de un inmueble por las autoridades venezolanas

Un alcalde opositor denuncia la "invasión" de un inmueble por las autoridades venezolanas

Caracas, 27 mar (EFE).- El alcalde opositor del municipio Chacao, Emilio Graterón, denunció hoy la "invasión" de un antiguo mercado del distrito capitalino con bombas lacrimógenas por parte de la Guardia Nacional (GN) y efectivos de la Policía Metropolitana (PM), que provocó "seis heridos".

Los hechos comenzaron a primera hora de la mañana cuando una cuadrilla de limpieza del Ministerio de Infraestructura se encontraba en el antiguo mercado de Chacao, un distrito opositor de la capital venezolana, lo que causó una riña entre oficialistas y vecinos que, junto al alcalde, se encontraban dentro del inmueble.

El alcalde Graterón criticó, en declaraciones a la cadena privada Globovisión, que el desalojo se realizó "con gases lacrimógenos y disparos de perdigones" y señaló que miembros de las fuerzas policiales permanecen dentro del antiguo mercado de Chacao.

La trifulca entre efectivos policiales, miembros del oficialismo y vecinos del municipio ha dejado "un saldo de seis heridos", dijo Graterón, quien llamó a los vecinos a manifestarse esta tarde a las puertas del mercado, en el centro del barrio del este capitalino.

El inmueble ha generado disputas entre el Gobierno central y el municipal, debido a que está bajo la competencia del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC), lo que no permitiría ningún tipo de intervención física sobre la antigua sede.

El oficialismo argumenta que "como bien cultural de la nación, deber estar al servicio de la colectividad y protegido por el Estado" y que el gobierno municipal quiere demoler el edificio para construir un "centro comercial".