Varios afectados por 'mobbing' en el Raval de Barcelona exculpan a uno de los procesados

BARCELONA, 2 (EUROPA PRESS)

El titular del Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona tomó hoy declaración a varios vecinos del número 33 de la calle Robadors del barrio del Raval de la capital catalana, quienes exculparon a uno de los imputados por el acoso inmobiliario que afecta a diez inmuebles del distrito de Ciutat Vella.

"Miquel B.V. ha arreglado un poco la casa y nunca me ha pedido nada a cambio. Yo no tengo ninguna queja contra él", explicó una de las afectadas, María, quien, como otros vecinos, considera que los principales responsables de su situación son el hermano de Miquel B.V., Salvador, y su antiguo abogado, José Antonio G.V., ambos imputados.

Los dos locales y 13 de las 22 viviendas del edificio ya son propiedad de Sofic Investments --gestionada por varios de los imputados--, y varios de los pisos se han convertido en 'pisos patera', en los que viven hasta 17 personas, con todas las molestias que ello supone para el resto de vecinos del inmueble, indicaron las afectadas.

Además, María, que también tiene humedades que no han sido reparadas, explicó que el inmueble no tiene puerta principal desde hace años, por lo que por la mañana suelen encontrar condones y jeringuillas en la entrada y la escalera. Su vecina Mercedes agregó que su hermana, quien vive en el mismo edificio con su marido y sus tres hijos, llegó a cazar siete ratas en una sola noche.

Mercedes también explicó que tiene "una grieta en la pared en la que cabe una mano, y tres más en el suelo", por las que puede ver a su vecino. En su opinión, se debe a que han derruido el edificio adyacente, pero el suyo no ha sido declarado en ruina porque tiene "buenos cimientos".

"Esta finca se cae antes de que acabe el juicio y nos llevan con los pies por delante", vaticinó la mujer, quien dice padecer 'mobbing' desde hace nueve años. "Quieren que nos vayamos sin darnos nada, los hay que se han ido, pero con nosotros lo tienen difícil", sentenció su vecina María.

Las dos mujeres explicaron que han tenido varios problemas para pagar los alquileres debido al constante cambio de administradores, hasta seis en diez años, por lo que los propietarios de la finca amenazaban con echarles por impago.

La semana pasada, Miquel B.V. ya acusó a su hermano y al antiguo abogado de éste de estar detrás del grupo empresarial que intenta "desalojar por todos los medios" a los inquilinos de 166 viviendas --en su mayoría tenían rentas antiguas--, según la querella presentada por la Fiscalía de Barcelona.

Tanto él como los vecinos sostienen que era Salvador B.V. --en búsqueda y captura tras no comparecer ante el juez, según indicó su hermano-- el responsable de gestionar los pisos de renta antigua y prórrogas forzosas, como es el caso de los afectados que testificaron hoy.

El fiscal del caso, Fernando Rodríguez Sol, sostiene en la querella que los siete imputados intentaron "desalojar por todos los medios" a los inquilinos de 166 viviendas, propiedad de una empresa Estados Unidos y de otra de Samoa, que eran gestionadas desde un despacho de abogados de la Gran Via de Barcelona, dirigido por José Antonio G.V.

Rodríguez Sol sostiene que, de común acuerdo, los imputados amenazaron y engañaron a los inquilinos de las 166 viviendas, no realizaban las obras necesarias para conservar en buen estado los edificios, llegaron a cortar el suministro de luz y agua e, incluso, convirtieron algunos pisos en burdeles, 'pisos patera', puntos de venta de droga y pensiones ilegales para forzar a los afectados a abandonar sus casas.