Administrador de la carbonería niega que el origen del incendio de Moguer haya sido en la empresa


MOGUER (HUELVA)|

El administrador de la carbonería, donde presuntamente se originó el incendio forestal en el paraje de La Peñuela (Moguer) el pasado 24 de junio, que afectó a 8.486 hectáreas en el entorno de Doñana, según el informe de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIFF), --dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía--, ha negado este jueves que el fuego comenzara en la empresa.

El administrador ha declarado este jueves durante tres horas y media en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Moguer (Huelva), junto a un trabajador y un responsable de una empresa de externa que realiza trabajos para esta carbonería, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

A su vez, preguntado el administrador el motivo por el que trabajaban cuando las condiciones climáticas lo desaconsejaban, ha señalado que es habitual trabajar aunque haya cierto riesgo.

El objetivo es aclarar si pudo haber presunto delito de incendio forestal. Por ello, el juzgado ha citado a declarar a estas personas ya que el informe de la BIFF señala como origen del fuego por una "negligencia por descuido" a esta carbonería, así como dicho informe indica que desde esta empresa intentaron con "maquinaria pesada ocultar evidencias" que pudieran inculpar a la carbonería.

Hay que recordar que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio se personó como acusación particular y parte perjudicada en la causa del incendio.

Asimismo, la Consejería indicó que la carbonería "suspendió su actividad el 21 de julio" y, a través de la Delegación Territorial de Huelva, ratificó a principios del mes de agosto la suspensión de la actividad de esta empresa y el inicio de los trámites del expediente sancionador a esta carbonería vegetal.

Por otro lado, el colectivo de afectados por este incendio forestal pedirán a la citada carbonería indemnizaciones por los daños materiales que les generó el fuego, así como por los daños morales derivados de este siniestro ambiental.