Consejo.- El Gobierno canario delimitará el área de protección de la ermita de San Telmo (Tenerife)

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 17 (EUROPA PRESS) El Gobierno de Canarias ha aprobado hoy en Consejo de Gobierno el proyecto de decreto por el que se delimitará el área de protección de la ermita de San Telmo, en Santa Cruz de Tenerife, templo que está declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento, y que se ubica en el ámbito urbano "más antiguo" de la capital tinerfeña. El hecho de que se haya decidido delimitar un área de protección se centra en la necesidad de preservar un inmueble religioso de "gran singularidad patrimonial e histórica, así como el de su entorno". La ermita de San Telmo "ha sufrido importantes modificaciones urbanísticas en los últimos años", configurándose un espacio "diáfano", delimitado por amplias vías y una relativa proximidad a otro "inmueble singular" como el antiguo Cuartel de San Carlos. Además, de esta forma se pretenden prevenir posibles impactos sobre la ermita y su espacio libre circundante que generen afecciones a su estudio o contemplación. En cuanto a la delimitación, se ciñe a la acera de la Avenida Bravo Murillo de Santa Cruz de Tenerife, prolongación de la calle San Sebastián y Avenida José Antonio Primo de Rivera, mientras que su límite sur se corresponde con una línea imaginaria que discurre a 35 metros de la fachada meridional del templo, cerrando la delimitación. La ermita de San Telmo es un pequeño templo de planta rectangular, con muros de mampostería y esquinera de cantería, parcialmente vista, que se remata mediante una cubierta de teja curva a dos aguas en la nave. El presbiterio, de planta rectangular y ligeramente sobreelevado, presenta cubierta de teja curva a cuatro aguas. En la fachada principal, rematada por hastial triangular y una cruz, destaca la portada en cantería de toba roja y medio punto, así como la espadaña de piedra con campanario para dos campanas en el lado derecho, reformado a principios del siglo XX. En cuanto al lateral sur, existe un módulo adosado destinado a sacristía, de planta rectangular y cubierta de teja curva a tres aguas, con una puerta adintelada sencilla y una ventana rectangular, cuyo modelo se repite en el lateral de la nave. Además, sendos vanos acristalados iluminan, respectivamente, la nave y el presbiterio, el segundo de los cuales es de medio punto. Asimismo, la portada en cantería --hoy cegada-- se encuentra ubicada en el muro norte de la nave. En el interior, la nave y el presbiterio están separados por un arco toral labrado en piedra disponiendo la primera de una cubierta de par y nudillo, mientras que la del presbiterio es ochavada a cuatro paños.