El Ayuntamiento aprueba un Plan contra Incendios en la Casa de Campo dotado con casi dos millones de euros

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La Junta del Gobierno local de Madrid aprobó hoy un Plan contra Incendios en la Casa de Campo dotado con casi dos millones de euros, dado que las características de esta zona verde de 1.722 hectáreas la hacen especialmente proclive a sufrir incendios, especialmente en verano, lo que hace necesario un operativo específico para estas situaciones.

El parque está formado fundamentalmente por masas arbóreas de pinos y encinas y por plantaciones de frondosas junto a arroyos y paseos. Así, el Servicio de Defensa contra Incendios Forestales en la Casa de Campo, en funcionamiento durante la época de máximo riesgo, se basa en la prevención, detección y extinción de los incendios forestales.

El objetivo de los tratamientos preventivos es romper la continuidad del combustible vegetal, creando barreras que dificulten la propagación del incendio, tanto horizontal como verticalmente. Para ello se construyen cortafuegos y líneas de defensa apoyadas en la red de caminos existentes. Además, se procede a la poda de ramas bajas, desbroce del matorral y siega de la vegetación herbácea.

Con el fin de facilitar la inmediata detección de un posible incendio, se dispone además de una red de vigilancia formada por dos torres con servicio las 24 horas del día, que detectan y localizan los conatos de incendios, que se complementa con patrullas durante los momentos de mayor riesgo.

EXTINCIÓN

La dotación del servicio es de tres retenes forestales de pronto ataque, los cuales cuentan con dos autobombas forestales ligeras y dos vehículos todo terreno de extinción, que cubren las 24 horas del día los siete días de la semana.

Los retenes cuentan con una dotación total de 27 personas --un jefe de unidad, un técnico de apoyo, cuatro técnicos de extinción, un encargado general, dos encargados, seis conductores de autobomba ligera y doce peones especialistas--, a los que se añaden diez vigilantes en las torretas.

La extinción se basa en la detección inmediata del incendio, movilización de medios, localización de focos e intervención en el denominado 'pronto ataque'. El operativo está dimensionado de manera que se intervenga en cada incidencia con tiempos de respuesta inferiores a diez minutos.

Los retenes también realizan trabajos preventivos de incendios, eliminando combustibles en las zonas más sensibles de la Casa de Campo. Asimismo, llevan a cabo rutas de vigilancia y disuasorias por toda la superficie del Parque, con especial incidencia en las zonas de mayor afluencia de público.

El Servicio de Defensa contra Incendios Forestales en la Casa de Campo complementa durante la época de máximo riesgo de incendios los trabajos desarrollados durante todo el año por el personal municipal de la Casa de Campo, como son desbroces, podas de la vegetación arbórea, tratamientos selvícolas, etcétera.

La eficacia del modelo aplicado ha permitido lograr en los últimos cinco años, tiempo que lleva implantado en la Casa de Campo, una disminución muy importante de la superficie afectada por este tipo de siniestros, pasando de una media de 98.434 metros cuadrados al año afectados por incendios en el periodo 2000-2003, a una media de 10.364 metros cuadrados al año en el periodo 2004-2008.