El Cabildo de Tenerife culpa a los ayuntamientos del retraso de la variante de Las Dehesas, en Puerto de la Cruz

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 4 (EUROPA PRESS)

La consejera de Carreteras del Cabildo de Tenerife, Vicenta Díaz (PP), ha informado este sábado de que las obras de la variante urbana TF 1.323 de Las Dehesas --tramo Puerto de la Cruz C-820--, contaron desde el momento en el que el pleno de la Corporación tomó en consideración dicho proyecto (año 1997), con una inmediata y correcta gestión.

Añadió en un comunicado, además, que los trabajos comenzaron a mediados de 2005, y que la demora de más de dos años en la ejecución de alguna de las actuaciones se debe al incumplimiento, por parte de los ayuntamientos de Los Realejos y de Puerto de la Cruz, a la hora de gestionar los terrenos afectados.

Estas puntualizaciones las llevó a cabo Vicenta Díaz, tras las manifestaciones vertidas en los medios de comunicación por la concejal portuense, María Jesús Ferrer, en donde acusó del retraso de los trabajos a la administración insular. "Me extraña que esta concejal haga este tipo de reclamaciones cuando la culpa de esta situación es del Ayuntamiento, que no ha hecho sus deberes. Me sorprende, además, que no se haya dirigido a nosotros directamente, sino que hayamos tenido que enterarnos a través de una forma tan llamativa, ya que la única información de su queja que hemos recibido ha sido a través de un fax", puntualizó.

Explicó que, "aunque las obras comenzaron en su momento, el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz no puso a disposición los terrenos ocupados por una perrera y una carpintería hasta diciembre de 2008". "Además de ello, solicitó más tiempo para poder desalojar el material que se encontraba en su interior, y retirar el techo y las vigas. Dado que esta actuación se demoraba en el tiempo y aún no ha sido concluida (o por lo menos no nos han informado de ello), el pasado mes de marzo se procedió a la demolición de la parte de la estructura que afecta a la futura vía, para poder continuar con los trabajos", dijo.

Esta demolición se ha ejecutado en el tramo comprendido entre el núcleo de Punta Brava y el Hotel Maritín, en donde, también, se ha colocado la red de drenaje y la de media tensión. En estos momentos se están llevando a cabo los movimientos de tierra necesarios para definir la nueva rasante de la vía. "Ante esto --apuntó Díaz-- invito a la concejal y a la alcaldesa del municipio turístico a que se informen de cómo van las cosas antes de hacer pública una situación que no se corresponde, para nada, con la realidad".

En relación a la señalización de la carretera TF-315 (Los Realejos por Las Dehesas), los trabajos consisten en el repintado de un tramo para permitir un único sentido de circulación, por la construcción del nuevo Centro de Salud. Estas labores comenzaron el 31 de marzo, tras semanas de espera para llegar a un acuerdo con la Policía Local --"sin la que no podíamos hacer nada"--, y finalizarán en breve.

Otra de las aclaraciones que la consejera insular de Carreteras quiso hacer constar es que hace algo más de dos años que se llevaron a cabo los trabajos de alumbrado de la carretera TF-31, en el tramo entre el enlace con la autopista hasta la carretera del Botánico. Queda pendiente de licitar el proyecto de iluminación del resto de la carretera TF-31 hasta el túnel de entrada por Martiánez, que cuenta con un presupuesto de más de 800.000 euros.

De igual modo, está pendiente de licitar el proyecto de acondicionamiento de la carretera TF-312 (el Botánico, en el tramo denominado Avenida Marqués de Villanueva del Prado), que cuenta con un presupuesto de más de 1,6 millones de euros. "Ambas actuaciones --afirmó Vicenta Díaz-- son de gran importancia para nosotros, para el Cabildo de Tenerife, y por eso estamos haciendo un gran esfuerzo para ver si este año podemos iniciar alguna fase".