El peor incendio de la historia de Australia deja 96 muertos

El peor incendio de la historia de Australia deja 96 muertos

El peor incendio de la historia de Australia deja 96 muertos

SIDNEY, 8 (OTR/PRESS) El masivo incendio declarado en Victoria y Nueva Gales del Sur (Australia), lejos de amainar, se sigue cobrando vidas. Ya son 96 las personas que han fallecido y 100 los desaparecidos como consecuencia de las llamas, que también han afectado a 700 viviendas, en lo que se ha convertido el incendio forestal más letal de la historia de Australia. Los bomberos luchan contra el avance de las llamas con la temida certidumbre de encontrar más víctimas. Según una información de la BBC, recogida por otr/press, 30.000 bomberos intentan extinguir el fuego o, por lo menos, frenar su avance para evitar más tragedias. El Gobierno australiano ha puesto al Ejército bajo alerta y ha desarrollado fondos de emergencia para facilitar las labores de rescate y evacuación, ya que el principal foco del incendio se encuentra a tan sólo 80 kilómetros de Melbourne. Lo que se intenta evitar es que el fuego arrase con todo lo que encuentre a su paso, como ya sucedió en localidades como Marysville, Kinglake y Victoria. Los incendios forestales no le son extraños a Australia; pero este año, la extrema sequía que sufren y las altas temperaturas que han llegado a alcanzar los 47 grados, han improvisado un importante caldo de cultivo para las llamas. El incendio, que se ha extendido con mayor fuerza y rapidez de lo habitual, ya se ha cobrado más vidas que en la tragedia del "Miércoles de Ceniza" de 1983, donde murieron 75 personas. En cuanto a las causas que pudieron iniciar el fuego, se baraja que un hombre de Nueva Gales del Sur pudo ser el que provocó, deliberadamente, el incendio. Las autoridades están preocupadas porque las temperaturas pueden aumentar en las próximas horas, con lo que se agravaría considerablemente el estado de unos incendios que, "han sido tan masivos que son visibles desde el espacio". Por su parte, el jefe del Ejecutivo del Estado de Victoria, John Brumby, ha declarado que "los bomberos necesitan desesperadamente que llueva mucho". De lo contrario, la ardua tarea de extinguir el fuego se presenta muy complicada.