El PP de Pontevedra da por "zanjada" la polémica sobre la delegación en Vigo y ve "anticuada" la mentalidad del alcalde

Dice que "la delegada de Vigo va a tener las competencias políticas que haga falta, como si las tiene de toda la provincia"

PONTEVEDRA, 21 (EUROPA PRESS)

El presidente local del PP de Pontevedra, Telmo Martín, da "por zanjada" la polémica suscitada por el rechazo del gobierno municipal de la ciudad al decreto de la Xunta que crea una delegación en Vigo, después de que hoy el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, confirmase que la delegación viguesa sólo las "mismas" competencias administrativas que ostentaba en la pasada legislatura, con tres áreas vinculadas a las Consellerías de Traballo e Benestar, Facenda y Mar.

Martín tildó de "anticuada" la mentalidad del alcalde, Miguel Fernández Lores, al que acusó de que --junto con la teniente alcalde, Teresa Casal-- "empieza a cambiar un poco de discurso".

Telmo Martín se reunió en las últimas horas con la dirección de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Pontevedra, Aempe. En declaraciones a los medios, el dirigente popular explicó que "la delegada de Vigo va a tener las competencias políticas que haga falta, como si las tiene de toda la provincia". "No me preocupa", apostilló.

En este sentido, Martín recalcó que a Pontevedra "no se le quita nada", por lo que se mostró "tranquilo". No obstante, cuestionó la relación que vaya a tener Fernández Lores en adelante con la Administración de la Xunta.

"El alcalde dijo que no recibiría a ningún conselleiro mientras no lo hiciese el presidente", afirmó el portavoz municipal del PP, preguntándose si el regidor local se dirigiría al delegado provincial en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, "cuando tenga que hacer una gestión política".

POLÉMICA ARTIFICIAL

Por su parte, el presidente provincial del PP de Pontevedra y titular de la Diputación Provincial, Rafael Louzán, insistió en que el gobierno local que dirige Fernández Lores está "acabado y agotado e intenta agarrarse a un clavo ardiendo que le dé oxígeno". Louzán atribuyó esta "polémica artificial" al alcalde, "que sabe que está al final de su etapa política".

Louzán negó que esta situación vaya a afectar a la relación entre la Diputación y el ayuntamiento de Pontevedra, al que recordó que "no pierde nada, y Vigo tampoco". Por tanto, según el dirigente popular, el sistema de división periférica de la Xunta en la provincia va a "seguir igual que el modelo que había dejado el PP hace cuatro años".

SENTIDO COMÚN

Por su parte, el coordinador provincial del PSOE en Pontevedra, Modesto Pose, pidió al PP "que tenga sentido común y rectifique" el decreto, al que se refirió como "una idea peregrina de Alfonso Rueda". Con respecto a la reducción de cargos que argumenta el Gobierno de la Xunta, Pose insistió en que "esa supuesta medida de ahorro es mentira".

En declaraciones a Europa Press, el coordinador del PSOE en Pontevedra calificó de "entendible" el "sentimiento de agravio" que mueve a los colectivos de Pontevedra, con el apoyo del ayuntamiento, a convocar una manifestación de protesta contra la creación de la figura del delegado en Vigo. "Los experimentos que los hagan con gaseosa", señaló Pose, "no azuzando ni echando leña para al fuego para avivar luchas entre ciudades".