El Principado registró 1.741 incendios en 2008, el 41,3% de ellos se dieron en el mes de febrero

Asturias dispone de 172 vehículos terrestres y seis helicópteros para afrontar las épocas de mayor riesgo de incendios forestales OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS) El Principado de Asturias registró 1.741 incendios forestales en 2008, de los cuales el 41,3 por ciento se concentraron en el mes de febrero, debido a las condiciones meteorológicas "tremendamente favorables" a los incendios forestales como altas temperaturas, sequedad y viento del sur, así como el 62 por ciento de la superficie total quemada (4.605 hectáreas). Así lo explicó la viceconsejera de Seguridad y Emigración del Principado, Teresa Ordiz, junto y al Director General de Interior y Seguridad Pública, Valentín Ruiz García, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en la consejería para presentar los medios materiales y humanos que el Gobierno regional pone en marcha para hacer frente a las épocas de mayor riesgo de incendios, principalmente los meses de febrero, marzo y abril. Según Ordiz, de los 1.741 incendios forestales en 2008 algo más del 44 por ciento, es decir, 776 incendios, quedaron en conatos, "ya que la rápida y eficaz labor de los bomberos impidió que la superficie calcinada sobrepasara una hectárea", apuntó. Estos incendios afectaron a 6.097 hectáreas de terreno, pero sólo el 9,6 por ciento, es decir, 588 hectáreas, correspondieron a superficie arbolada. La superficie media arrasada por incendio se redujo, gracias al incremento de la colaboración ciudadana y la rápida actuación de Bomberos de Asturias, a 3,8 hectáreas, "una superficie que está muy por debajo de la medida de los últimos diez años que es de 5,3 hectáreas. "Sólo 37 incendios sobrepasaron las 30 hectáreas calcinadas", añadió Ordiz. Por zonas, en 2008, hubo cinco municipios asturianos en los que no se registró ningún incendio forestal: Castropol, El Franco, Muros de Nalón, Santa Eulalia de Oscos y Taramundi. En otros siete, San Martín de Oscos, San Tirso de Abres, Sariego, Tapia de Casariego, Vegadeo, Noreña y Pesoz, sólo hubo uno en todo el año. La viceconsejera también se refirió a la campaña de sensibilización con la que, desde el 22 de febrero y hasta finales de marzo, se intentará que la población, especialmente la que habita en el medio rural, se implique en la prevención de incendios. La responsable regional destacó que "la coordinación y cooperación de las distintas administraciones" es un factor clave en la lucha contra los incendios, especialmente los de índole forestal. Así, la entidad pública 'Bomberos de Asturias' dispondrá en el año 2009 de cuatro helicópteros (uno en Cangas de Onís, otro en Ibias y dos en La Morgal) con posibilidad de desplazar, además del piloto, a cinco personas y una capacidad de descarga de agua de 1.000 litros. A esto se suma una aeronave de ala fija en La Morgal para vigilancia y coordinación en las labores de extinción de incendios, 129 vehículos terrestres y 475 efectivos humanos. En cuanto a los vehículos terrestres, hay 53 para transporte de personal, 26 autobombas forestales, 28 vehículos de patrullaje y primer ataque, 17 autobombas urbanas y cinco autobombas urbanas. ADMINISTRACIONES LOCAL Y ESTATAL En caso de necesidad, explicó la Viceconsejera, también están los medios de los Ayuntamientos, sin incluir Gijón y Oviedo, que suman un total de 43 vehículos: 18 autobombas forestales, siete vehículos de patrullaje y primer ataque y ocho de transporte de personal. También destacó la colaboración y coordinación existente con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino con los dispositivos que despliega a lo largo del año. Del 16 de febrero al 16 de abril, coincidiendo con el periodo de mayor riesgo de incendios en Asturias, permanece en La Curiscada (Tineo) un helicóptero bombardero pesado con capacidad de 4.500 litros de descarga y una brigada helitransportadora. Del 16 de junio al 15 de octubre el Ministerio despliega un dispositivo más ampliado en Ibias: tres helicópteros que suman una capacidad de descarga de 7.500 litros y tres cuadrillas de personal compuestas por un técnico, dos capataces y 14 brigadistas cada una. COLABORACIÓN CIUDADANA La Viceconsejera también se refirió a la importancia que tiene la implicación de la población, sobre toda la que vive en el medio rural, en la prevención de incendios. En este sentido, informó de que el próximo 22 de febrero arranca una campaña de sensibilización al respecto que se prolongará hasta finales de marzo. El lema será el mismo del año pasado, 'Por lo que más quieras', y se difundirá mediante inserciones publicitarias en prensa escrita, cuñas de radio y spot televisivos, así como en autobuses en líneas de marcado carácter rural. El fin último, señaló Ordiz, es hacer un llamamiento a la colaboración de los ciudadanos y ciudadanas, ya que la rápida detección del fuego es vital para su control, así como dar a conocer las causas y efectos que tienen los incendios forestales sobre el medio ambiente, su alto coste económico y el riesgo al que están expuestos los profesionales que participan en la extinción de incendios.