La capital turolense acoge la primera reunión de trabajo del grupo europeo Pyrosudoe sobre prevención de incendios

TERUEL, 28 (EUROPA PRESS)

Teruel acogió hoy la primera reunión de los miembros de Pyrosudoe, un programa financiado por la Unión Europea, que pretende incrementar la prevención de incendios en las zonas de interacción entre el medio natural y el hábitat urbano.

Después de esta reunión preparatoria se llevará a cabo un seminario, a mediados de mayo en Francia, en el que tomarán parte 7 regiones europeas: una portuguesa, tres francesas, además de Baleares, Andalucía y la provincia de Teruel.

El jefe de filas de este programa, el francés Eric Adrien, explicó en rueda de prensa que el programa estará en marcha durante los próximos 30 meses, hasta septiembre de 2011, aunque la mayor parte de las acciones se llevarán a cabo durante los años 2010 y 2011. Además, apuntó que el programa tendrá un coste de 1,4 millones de euros, aunque la Unión Europea aportará 1 millón de euros.

Asimismo recordó que Pyrosudoe busca el intercambio de experiencias entre las regiones participantes, para prevenir incendios. Así, cada una de las regiones participantes, entre ellas Teruel, establecerá regiones piloto en las que se desarrollarán acciones preventivas.

En el caso de Teruel, esas zonas piloto serán las del entorno de la Comarca de Teruel y la zona del Bajo Aragón, según dijo Ismael Brenchat, diputado delegado de Programas Europeos.

Además, Brenchat señaló que "vamos a crear una base de datos, y una cartografía digitalizada de estas zonas", también se llevarán a cabo acciones de sensibilización "desarrollando una cultura de riesgo porque en materia de incendios, es mejor prevenir que curar", su ámbito de actuación serán sobre todo los colegios. Además, aseguró que cuando concluya el proyecto "nos gustaría darle continuidad".

En Teruel el programa tendrá un coste de 240.000 euros y la Diputación Provincial aportará 60.000 euros.

Por su parte, Catalina Puig, representante de la consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Baleares, apuntó que "nos interesa hacer un análisis de toda la Comunidad, aunque intuitivamente ya percibimos unas zonas críticas como son la isla Ibiza y el suroeste de la isla de Mallorca", será en esas zonas donde "centraremos después las acciones de ejecución".

En el caso de Andalucía, Francisco Senra, manifestó que "vamos a hacer una cartografía para todo el territorio, pero se han identificado dos zonas piloto porque son más problemáticas: la Costa del Sol en Málaga y la provincia de Córdoba".

En cada caso se prestará una atención especial en la problemática de la zona. Así, en el caso de Teruel, "se están habitando muchas masías aisladas en zonas de bosque, por lo que actuaremos en los lugares de relación entre bosque y edificaciones".

En Baleares este proyecto es relevante porque "tenemos una alta densidad de población desarrollada en zonas de bosque, lo que crea problemas importantes para la extinción de incendios porque pone en riesgo la vida de las personas que viven en esas zonas", dijo Puig.

Francisco Senra apuntó que "uno de los problemas es el desarrollo de zonas urbanas en lugares cercanos a bosques" y aseguró que "necesitamos incidir en la cultura del fuego en estas zonas urbanas, en medio de lo forestal, porque esa población a veces es ajena a esta problemática".

A pesar de que Teruel es la única provincia española que, al margen de su comunidad autónoma participa en este programa "no se trata de suplantar a nadie", manifestó el vicepresidente de la Diputación Provincial de Teruel, Inocencio Martínez, ya que las competencias en materia de incendios recae en el Separtamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Martínez aseguró que "vamos a complementar su trabajo".