La Junta anuncia que más de 600 personas trabajarán este verano en la lucha contra incendios en Guadalajara

GUADALAJARA, 8 (EUROPA PRESS)

El delegado de Agricultura y Desarrollo Rural, Carlos Sanz, anunció hoy que un total de 614 personas conforman el operativo de la campaña de Lucha Contra Incendios Forestales en la provincia de Guadalajara, que comenzará el próximo 1 de junio su fase de peligro alto.

En rueda de prensa, Sanz explicó que del total de los trabajadores, 474 estarán contratados por la empresa de Gestión Medioambiental de Castilla-La Mancha (Geacam), dependiente de la Consejería, 120 trabajadores más son agentes medioambientales, 12 técnicos y 8 conductores.

En la provincia, el operativo para esta campaña estará compuesto en cuanto a medios aéreos por cuatro helicópteros, más un avión de carga en tierra y un helicóptero más contratado por el Gobierno central.

Estos medios se repartirán en las bases de Villares-Hiendelaencina, Corduente y El Serranillo. En cuanto a medios terrestres, funcionarán 34 puestos de vigilancia en la provincia. Las bases de Cogolludo, Cifuentes y Molina albergarán tres equipos de maquinaria pesada y además, se distribuirán por la provincia 16 autobombas.

Trabajarán con esta maquinaria 16 retenes con otras tantas patrullas. Además habrá una autobomba-retén en Tendilla y un camión nodriza en El Serranillo. A todos estos medios se sumarían, en caso de necesidad los establecidos en el resto de la región y los del Ministerio.

Al afrontar la campaña a nivel regional, todo el opresivo se coordinará desde un Centro de Coordinación Regional, que comienza a funcionar este año por primera vez y desde el que se supervisarán y coordinarán todos los incendios de la región. En total, la partida destinada a la campaña asciende a 112 millones de euros, un 13,4 por ciento más que el pasado año.

El delegado de Agricultura y Desarrollo Rural destaco la ampliación del periodo de contratación del personal que trabaja en la campaña, que este año alcanzará los 11 meses "buscando una mayor estabilidad laboral y profesionalización del sector, al tiempo que se incrementan los trabajos preventivos que se llevan a cabo en los meses de otoño e invierno".

Si bien es imposible realizar previsiones sobre cómo se desarrollará la campaña este verano, el delegado recordó que partimos de un invierno lluvioso que ha potenciado el crecimiento de la masa forestal, lo que supone mayor combustible potencial.

Por ello, Carlos Sanz, insistió en la normativa vigente que prohíbe realizar fuego aún en lugares autorizados para ello a partir del 1 de junio y ha recordado algunas recomendaciones como no fumar en el monte para reducir los riesgos de fuego.