La mujer del acusado de quemar 7 casas en Benidorm (Alicante) dice que su marido no amenazó con quemarlas

ALICANTE, 20 (EUROPA PRESS)

La mujer del hombre acusado de provocar siete incendios entre el 28 de mayo y el 21 de junio de 2001 en otras tantas viviendas del edificio Playmon de Benidorm (Alicante), afirmó hoy que su marido "no amenazó" con quemar los domicilios y que las relaciones con los vecinos eran "malas" porque "había mucho racismo".

Así, la esposa de Ángel M.A., declaró hoy en la segunda sesión del juicio que se celebra contra su marido en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Alicante, que la relación de su familia con los vecinos del edificio Playmon era "malas", puesto que "había mucho racismo" y a la gente "no le gustaba que vinieran muchas personas a casa, porque mi marido era toxicómano".

Según el testimonio de la mujer del procesado, el 28 de mayo de 2001, cuando se incendió la vivienda en la que residían en estos bloques de apartamentos, su marido estaba "llevando a los niños al colegio", a lo que añadió que "no sabe como comenzó el fuego". Asimismo, indicó que el 13 de junio, cuando se prendió la casa de su madre, su esposo "estaba bajo, no en el incendio".

Del mismo modo, esta testigo negó que Ángel M.A. amenazara con quemar los Playmon y aseguró que ni ella ni su marido fueron a Cuba a ver a un santero que les dijo que tenían el demonio dentro y que para expulsarlo debían quemar viviendas.

Por otra parte, varios de los inquilinos de las viviendas que se quemaron en los bloques Playmon aseguraron hoy que no saben cómo se originó el fuego en sus casas, puesto que se encontraban fuera del domicilio en ese momento. De las 7 casas incendiadas 6 estaban ocupadas por familiares del acusado --entre hermanos, primos y su suegra-- y en la restante vivía un amigo de la familia.

Así, uno de los primos del acusado aseguró hoy que durante los incendios de los días 11 y 13 de junio se encontraba con el procesado, y otro de sus familiares afirmó estar con Ángel M.A. "de fiesta" el día que ocurrió otro de los incendios.

Asimismo, un Policía Local de Benidorm (Alicante) apuntó hoy que se cruzó con el acusado en el portal del edificio en el que había un incendio, y que éste "estaba nervioso" y huyó. Sin embargo, el agente también reconoció que en ese momento había mucha gente saliendo del bloque y que "había revuelo" por el fuego.

PENAS

En su escrito de acusación provisional, el fiscal pide un total de 84 años de prisión --12 años por delito-- por siete delitos de incendio que imputa al procesado, a quién acusa de provocar el fuego en siete viviendas "de forma deliberada y consciente del peligro que su acción comportaba para los residentes del edificio", en el que hay censadas --en sus cinco bloques de 17 plantas cada uno-- cerca de 2.180 personas. Por su parte, la defensa pide su libre absolución al considerar que no hay pruebas en su contra.