La población de pinzón azul se sitúa en 120 ejemplares, un 50% menos desde el incendio de 2007

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 1 (EUROPA PRESS) La población de pinzón azul en la isla de Gran Canaria se sitúa en estos momentos alrededor de los 120 ejemplares adultos y potencialmente reproductores, lo que ha supuesto una reducción aproximada del 50 por ciento en relación con los que la isla tenía antes del incendio de 2007. Este ha sido uno de los datos que el profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Luis María Carrascal ha dado a conocer en rueda de prensa, tras presentar al Gobierno canario un estudio sobre el estado actual de esta especie endémica en la isla grancanaria como es el pinzón azul. El estudio que se ha llevado a cabo se centra en la primavera de 2008 y en la circunscripción de la Reserva Integral de Inagua, Ojeda y Pajonales. Carrascal incidió en que a pesar de que dicha Reserva "es la mejor zona" de la isla para esta especie, sin embargo el pinzón "no ha conseguido ser muy abundante". Este hecho podría deberse, según el investigador, a que el Pinzón azul no ha sido capaz de incrementar "sustancialmente sus efectivos desde que se creó la figura --en Inagua-- de espacio protegido como Reserva Integral". Respecto a los mínimos viables poblaciones para asegurar la especie señaló que teniendo en cuenta el número de ejemplares que existen en la actualidad, el pinzón azul "está muy cerca de los menores valores registrados para cualquier vertebrador terrestre que todavía no se ha extinguido". Por ello, subrayó que será necesario ser "responsable y eficaces" en lo que respecta a la gestión de espacios y de la especie para "sacar a la población del pinzón azul del estado superpreocupante en el que se encuentra". Asimismo, indicó que en Gran Canaria se dan las "menores densidades" ecológicas registradas para un pájaro forestal en el paleártico occidental, en el que se incluye a Canarias. Agregó que en Inagua tiene una densidad de 10 individuos adultos potencialmente reproductores por metro cuadrado. Carrascal también comparó el número de pinzones azules de Tenerife con Gran Canaria, ya que apuntó que en la primera isla existen pinares, mientras que en la segunda los pinares son "bastantes poco" para la especie. Este hecho señaló que se debería a la tala de dichos árboles en tiempos pasados y la reducción del espacio forestal, entre otras cuestiones. Por ello, dijo que probablemente los pinares de Gran Canaria donde está o podría estar el pinzón azul no son "del todo óptimos para el establecimiento de poblaciones nutridísimas de individuos reproductores". MEDIDAS A DESARROLLAR En cuanto a los lugares que favorecerían al nacimiento de más ejemplares en la isla de Gran Canaria, apuntó que serían aquellas que tienen altitudes por encima de los 1.200 metros, arbolado maduro con una cobertura mínima del 25 por ciento y con una productividad vegetal medio alta. En este sentido, concretó que se podría empezar por La Cumbre para, posteriormente hacerlo en Tamadaba. Agregó que "ya ha habido una colonización", en verano de 2007, que probablemente surgió por los jóvenes pinzones que nacieron previamente al incendio de ese mismo año entorno a La Cumbre de la isla grancanaria. Asimismo, destacó de los pinzones azules grancanario su filopatría, es decir, su fidelidad al lugar de nacimiento. Además, subrayó que acciones dedicadas a una buena gestión forestal para evitar incendios también favorecería al mantenimiento de esta especie. Respecto a cuántos ejemplares serían necesarios para que haya un aumento de la especie, aseguró que si antes del incendio había unos 250, "250, 300, 350, 400, 500, siguen siendo poquísimos ejemplares". Por su parte, el director general del Medio Natural del Ejecutivo autonómico, Francisco Martín, destacó que la recuperación de Inagua se trata de una Life Naturaleza de los seis que la Unión Europea (UE) aprobó para que se llevarán a cabo en España. El periodo de ejecución de dicho proyecto está estimado entre 2009 y 2011, concretándose en acciones para la recuperación de especies. Finalmente, Martín indicó que el presupuesto de Life dispone de 1,6 millones de euros, de los que la UE aporta el 50 por ciento y el 50 por ciento restante lo subvencionan los socios del proyecto, en este caso, el Gobierno regional y el Cabildo grancanario.