La Policía reabre a los evacuados Marysville, uno de los pueblos más dañados

  • Sídney (Australia), 14 feb (EFE).- La Policía australiana reabrió hoy a sus habitantes el pueblo de Marysville, uno de los más dañados por los incendios en el sureño estado de Victoria, que han causado 181 muertos.

La Policía reabre a los evacuados Marysville, uno de los pueblos más dañados

La Policía reabre a los evacuados Marysville, uno de los pueblos más dañados

Sídney (Australia), 14 feb (EFE).- La Policía australiana reabrió hoy a sus habitantes el pueblo de Marysville, uno de los más dañados por los incendios en el sureño estado de Victoria, que han causado 181 muertos.

Marysville, a unos 100 kilómetros al nordeste de Melbourne, llevaba cerrado desde el sábado pasado, primero por las llamas, después por las operaciones de los bomberos y por último por la investigación policial que catalogó el lugar como escena de un crimen porque se sospechaba que el fuego fue provocado.

Los equipos de rescate hallaron 15 cadáveres en Marysville, pero temen que hayan muerto hasta 100 de los 519 habitantes del pueblo.

Los residentes llegarán en autocares y no podrán tomar fotografías ni caminar por las calles o entrar en los solares quemados.

Por otro lado, las autoridades pidieron a los periodistas y curiosos que den un poco de espacio a los vecinos de las localidades afectadas, que no merodeen por Whittlesea o Kinglake y que permitan a los habitantes que empiecen a restablecer la normalidad.

Los servicios de urgencia también solicitaron que se procure evitar en los posible el tránsito rodado por las carreteras que llegan hasta los pueblos afectados, para facilitar el transporte de ayuda.

Los bomberos aprovechan hoy las temperaturas y vientos moderados en el estado de Victoria para controlar los incendios que aún arden.

Los seis fuegos que preocupan, todos al norte y al este de Melbourne, son los de Kinglake, Yea-Murrindindi, Maroondah-Yarra, Bunyip, Churchill y Beechworth-Murmungee.

Los 4.000 bomberos que participan en las operaciones de extinción están dedicados a controlar esos frentes antes de que vuelvan a subir las temperaturas la semana próxima, como pronostican los meteorólogos.

El humo y las cenizas de los incendios han aparecido sobre Melbourne arrastrados por vientos del nordeste, lo que ha llevado a las autoridades a alertar a la población del peligro que supone para la salud.

El humo es la razón por la que la luna resplandeció roja anoche, pero puede causar problemas a mayores, niños y personas con dificultades respiratorias.

Los incendios, algunos provocados, comenzaron el 7 de febrero cuando la región meridional de Australia llevaba dos semanas bajo una ola de calor sin precedentes y hasta la fecha han destruido 1.834 edificios y arrasado 4.130 kilómetros cuadrados, principalmente bosques.