Los bomberos ya controlan muchos de los incendios y las autoridades dicen que no se podrían haber previsto

CANBERRA, 11 (EUROPA PRESS) Los bomberos han conseguido controlar muchos de los incendios que han devastado el sureste de Australia y que han causado la muerte de al menos 181 personas y han dejado sin hogar a varios millares. Las autoridades estatales aseguraron que los incendios que comenzaron el pasado fin de semana no se podrían haber previsto mediante un sistema de alerta temprana. La Autoridad de Incendios del País (CFA, por sus siglas en inglés) afirmó que la situación en el estado de Victoria está ahora más controlada, según informó la cadena australiana ABC. El director de operaciones de la CFA, Mark Glover, dijo que todos los mensajes de amenaza urgente que se habían emitido se redujeron durante la noche al nivel de alertas. La gente "aún tiene que ser consciente de que la actividad del fuego podría afectarle, pero la probabilidad de que eso ocurra es mucho, mucho menor", explicó. Durante los próximos días, los bomberos se dedicarán a reforzar las líneas de control, antes de que vuelvan los vientos la próxima semana. En algunas zonas del estado de Victoria ha llovido, lo cual ha ayudado a los bomberos, que llevan trabajando sin pausa desde el sábado. Glover dijo previamente que la mejor noticia era que no se preveía un aumento en el número de localidades directamente afectadas por el fuego. "Supongo que siempre existe una amenaza, pero todas nuestras alertas se han bajado de categoría, así que ahora sólo son mensajes de alerta", dijo, y agregó que se está haciendo lo posible para evitar que el incendio de Bunyip se una a otros cercanos y pongan en peligro el sistema de suministro de agua de Melbourne. Por su parte, el ministro principal de Victoria, John Brumby, aseguró que ningún sistema de alerta temprana podría haber evitado los devastadores incendios. Además, indicó que en las dos últimas reuniones del Consejo de Gobiernos Australianos se examinó un sistema de información de este tipo, si bien aún no está disponible la tecnología necesaria para su aplicación. Brumby dijo que la red de telecomunicaciones se habría visto desbordada el sábado pasado y que, aunque hubiese podido funcionar, la velocidad a la que se extendió el fuego a causa del viento habría provocado la muerte de muchas personas de igual manera. Sin embargo, adelantó que seguramente en el futuro se opte por enviar mensajes de texto para avisar a la población sin saturar el sistema. Entretanto, la Policía de Victoria, que está investigando las causas de los incendios, ha vuelto a pedir información a los ciudadanos. Un total de 150 agentes integrados en la Fuerza Operante Phoenix están trabajando en seis áreas. Las autoridades afirman que cuatro de los seis incendios que se han producido no fueron provocados, mientras que aún se está intentando esclarecer el origen del fuego que quemó la localidad de Marysville, al noreste de Melbourne, en donde han muerto quince personas, aunque Brumby señaló que finalmente podrían ser hasta 100. Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, lamentó profundamente las muertes causadas por los incendios y envió en un comunicado sus condolencias a las familias de las víctimas.