Los fuegos incontrolados han quemado 50 hectáreas de arbolado este invierno

Los bomberos han realizado 438 salidas durante la campaña de prevención y Medio Ambiente ha autorizado 359 quemas controladas

PAMPLONA, 23 (EUROPA PRESS)

Un total de 462 hectáreas, 49,6 de ellas de arbolado, ardieron desde el 1 de enero en Navarra, la mayor parte de ellas debido a quemas incontroladas para la mejora de pastizales o por trabajos silvícolas. Por meses, casi 4 hectáreas resultaron afectadas en enero, 202 en febrero y 256 en marzo. Los datos de abril no son representativos.

El Gobierno de Navarra ha dado por concluida la campaña forestal de invierno, que contempla la activación de recursos extraordinarios, en esta ocasión entre el 20 de enero y el 20 de abril, para la prevención y extinción de incendios derivados de la quema incontrolada y sin autorización de pastos, rastrojos o matorrales (espuendas, ribazos, acequias etc), dado que en estas fechas las causas naturales son improbables.

De las 462,35 hectáreas arrasadas, 49,67 son de arbolado (coníferas y frondoso), 387,6 de desarbolado (pasto y matorral) y 25, de carácter agrícola, en su mayor parte rastrojos. Estos datos son provisionales, sujetos a la revisión de los técnicos del departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente.

Entre los meses de enero y abril del año pasado, ardieron 1077,23 hectáreas en todo Navarra, 169,06 de ellos de arbolado, tanta superficie como en los cuatro inviernos pasados juntos, más húmedos. Hubo que remontarse al año 2002 para encontrar datos peores.

483 SALIDAS

Los bomberos han realizado en este tiempo 438 salidas motivadas por incendios de vegetación, de las cuales 331 precisaron una intervención (26 en enero, 122 en febrero y 290 en marzo). El parque de Oronoz-Mugairi protagonizó el 23,42% de las mismas -el 85% de la superficie arbolada quemada durante esta campaña se encuentra en Baztan-Bidasoa, la zona más afectada por los incendios- y el de Tudela, el 24%. En cinco ocasiones, los bomberos del Gobierno de Navarra se adentraron en Francia o Aragón.

Sin embargo, los efectivos tuvieron que volver al parque en 107 ocasiones, bien porque el conato había sido extinguido o, la mayor parte de las veces, porque se trataba de una quema controlada no comunicada.

Los agricultores y ganaderos pueden emplear el fuego para la mejora de pastizales y para trabajos silvícolas previa autorización del departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente y cumpliendo unos requisitos, pero, una vez obtenido el permiso, el parque más cercano debe informar favorablemente sobre la quema, ya que las condiciones meteorológicas del día elegido pueden no ser las más apropiadas.

Durante esta campaña de invierno, el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente recibió 359 solicitudes de autorización, frente a las 342 de 2008 o las 327 de 2007.

34 DENUNCIAS Y UN ATESTADO

Por su parte, las patrullas de la Brigada de Medio Ambiente de la Policía Foral han inspeccionado 216 incendios en toda Navarra desde que puso en marcha en noviembre una campaña de control de quemas. Ha tramitado, en total, 34 denuncias administrativas por infracciones a la normativa ante el departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente. Además, ha instruido un atestado por un posible delito de incendio forestal. El pasado 20 de marzo, tres incendios comenzaron casi al mismo tiempo en el paraje Inarbegi de Arizkun, que, además de quemar una zona de pastos, afectaron a hayas y robles. Un testigo identificó a un vecino de la zona.

La Policía Foral verifica que las quemas cuentan con autorización y comprueba que se han seguido las pautas marcadas (día, hora, personal mínimo exigido, cortafuegos, etc).

Para controlar estas prácticas, la Policía Foral despliega diariamente personal en los turnos de mañana, tarde y noche, con el objetivo de prevenir y alertar a los servicios de extinción de incendios y, en su caso, denunciar las infracciones que se detecten. Además, para llevar a cabo el dispositivo con mayor eficacia, la Policía Foral cuenta con la colaboración de un helicóptero del Gobierno de Navarra.

Cabe destacar que este tipo de prácticas ilegales pueden llegar a convertirse, en algunos casos, en un delito de incendio, o ser merecedoras de una sanción administrativa, con cuantías que pueden alcanzar los 300.000 euros.

RECURSOS

Por séptimo año consecutivo, el Ministerio de Medio Ambiente envía personal, los conocidos como Equipos de Trabajo para las Tareas Preventivas, con base en los parques de Oronoz-Mugairi y Burguete, para apoyar en la quema de parcelas en las que es obligatoria o recomendable su presencia. Estos equipos trabajan en estrecha colaboración con el personal de campo del departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente y efectivos de bomberos.

Además, la Agencia Navarra de Emergencias ha reforzado en esta edición la plantilla del Servicio de Bomberos con 24 auxiliares (14 conductores y 10 peones), 8 de los cuales apoyaron a los EPRIF.

Al igual que en la edición pasada, uno de los dos helicópteros del Gobierno de Navarra realizó vuelos de vigilancia preventiva en los días de máximo riesgo, establecidos en función de las condiciones meteorológicas. En anteriores ediciones, los medios aéreos actuaban sólo en labores de coordinación y extinción de incendios.

En lo referente a recursos materiales, además de la dotación habitual permanente que poseen durante todo el año, el parque de Oronoz-Mugairi contó cuatro autobombas forestales y cuatro vehículos de transporte de personal y el parque de Burguete, con dos autobombas forestales y tres vehículos de transporte personal.

El uso del fuego en terreno forestal está prohibido como norma general por la Ley Foral 13/1990, de 31 de diciembre, de Desarrollo y Protección del Patrimonio Forestal de Navarra, y la Ley Foral 3/2007, de 21 de febrero.

Excepcionalmente, se autoriza la utilización del fuego como herramienta para la eliminación de restos silvícolas y mejora de pastos naturales. La orden foral 559/2008 regula este régimen excepcional de concesión de autorizaciones.

Desde el año 2002, la campaña forestal de invierno activada por el Gobierno de Navarra no sólo incide en la extinción de incendios sino que da apoyo a los ganaderos que, previa autorización del departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente y cumpliendo una serie de requisitos, optan por emplear el fuego en la mejora de los pastizales y para acometer trabajos silvícolas.