Muchas comunidades del estado australiano de Victoria siguen en peligro por el rápido avance del fuego

SIDNEY, 9 (EUROPA PRESS) Muchas comunidades del estado australiano de Victoria, situado en el sureste del país, continúan expuestas al peligro debido al rápido avance de las llamas, ya que algunos de los incendios forestales declarados el fin de semana siguen descontrolados. Mientras, las autoridades elevaron el número de muertos a 134. En Victoria continúan activos un total de 28 focos y más de 700 hogares han quedado totalmente destruidos, según informa la emisora local ABC News. Los bomberos luchan por controlar las llamas en una zona situada a sólo 30 kilómetros al este de Tallangatta, a 300 kilómetros al norte de Melbourne. La Policía de otra localidad cercana, Benalla, advirtió de que el fuego se está desplazando en dirección noreste y que amenaza tanto a empresas públicas como privadas así como a plantaciones que se encuentran a poca distancia. Los vecinos de esta zona de Victoria, el estado más afectado por los incendios forestales declarados el pasado sábado, algunos de los cuales se cree que fueron intencionados, ya han sido avisados por las autoridades para que extremen las medidas de seguridad y apliquen el protocolo contra incendios. Mientras, el ministro principal del estado, John Brumby, advirtió de que la situación empeorará más antes de comenzar a mejorar, ya que todavía hay fuegos que no han podido ser controlados. "Se está realizando un gran esfuerzo para tenerlos bajo control", señaló. En este sentido, el jefe de Gobierno de Victoria avisó que para finales de esta semana la cifra de muertos se habrá incrementado, y también anunció la creación de una comisión de investigación que abordará de forma amplia todas las circunstancias que rodearon a las causas y los efectos de los incendios, pero también se centrará en hacer una revisión de las políticas gubernamentales contra el fuego. En los incendios de Victoria y Nueva Gales del Sur ya han fallecido 134 personas --muchas de ellas defendiendo sus casas--, siendo el primero el estado más afectado, donde en tres días se han quemado ya más de 330.000 hectáreas de bosque de arbusto.