Un piloto de extinción duda de la eficacia de los trabajos en el incendio de Guadalajara, según abogado de familiares

Los peritos que elaboraron el informe exculpando a la Junta de Castilla La Mancha defenderán sus tesis el próximo día 2 GUADALAJARA, 17 (EUROPA PRESS) El abogado de la Asociación de Familiares de algunos de los integrantes del Retén de Cogolludo que fallecieron en el incendio de La Riba en Guadalajara, Miguel Solano, aseguró hoy que el piloto de uno de los aviones de carga en tierra que intervinieron en la extinción, José María Díaz Baena, cree que poco o nada se pudo hacer contra el fuego desde los aviones y helicópteros. Según explicó Solano a los medios, Díaz Baena, que declaró ayer en el Juzgado de Sigüenza, dijo que "el agua no era efectiva porque se evaporaba antes de llegar al suelo y atacar las llamas". Miguel Solano se refirió también a otras partes de la comparecencia realizada por el piloto asegurando que José María Díaz declaró haberse extrañado al ver un retén en la zona de Santa María del Espino --"no me explico qué pintaban allí", fue su expresión, según manifestó el abogado--, porque consideró que no era lo mejor para sus integrantes al no tener cobertura aérea porque "dadas la condiciones climatológicas" se envió a los aviones hacia la zona de Cobeta y Mazarete. Según matizó el abogado de los familiares, Díaz Baena considera que es importante que los retenes terrestres trabajen con cobertura aérea aunque dudó de la efectividad de esa cobertura en la tarde del 16 de Julio de 2.005 "porque se tardaba una hora en ir y venir desde la base de Villares de Jadraque al Incendio a cargar agua y a descargarla sobre las llamas y, además, hay que parar cuarenta minutos cada dos horas". Miguel Solano dijo que a los integrantes del Retén de Cogolludo "cuando se envió a los aviones a Cobeta no se les avisó de que estaban solos". En ese sentido, Solano recordó que Baena aseguró en su declaración que en ningún momento tuvo comunicaciones con el Centro Operativo Provincial y que recibió las órdenes del agente medioambiental, Dionisio López, lo que demuestra, según el abogado, "que en el COP de Guadalajara o no estaban o no dirigían". El abogado de la Asociación de Familiares también quiso dejar claro que, tras la declaración del piloto, se pone de manifiesto que en la noche del 16 al 17 de julio no se preparó ninguna estrategia para el día siguiente "porque lo único que se hizo al llegar el nuevo día es subir a los helicópteros y hacer fotos". En ese sentido, explicó que José María Díaz Baena dijo en un momento de su declaración que "percibió alguna descoordinación" durante los trabajos de extinción y la abogada le preguntó si se refería a "coordinación no perfecta" a lo que el piloto matizó: "me refiero a descontrol". Finalmente, Miguel Solano adelantó que los peritos que elaboraron el informe sobre lo ocurrido en el incendio de los Pinares del Ducado y que exculpaba de responsabilidades a la Junta de Comunidades deberán exponer sus conclusiones "y contestar a las preguntas de los abogados" el próximo día 2 en el Juzgado de Sigüenza. Solano hizo estas declaraciones después de que familiares de los fallecidos en el incendio guardasen un minuto de silencio en las puertas de la Delegación de Agricultura de Guadalajara como vienen haciendo, todos los 17 de cada mes, desde el 17 de julio de 2005.