WWF alerta de que la superficie quemada en Doñana se duplicó en 2008, con 112 hectáreas siniestradas

SEVILLA, 26 (EUROPA PRESS)

La organización conservacionista WWF alertó hoy de que la superficie quemada en la comarca de Doñana en 2008 casi duplica a la del periodo anterior, ya que ardieron 112,1 hectáreas frente a las 62 de 2007.

Según el informe 'Incendios en Doñana. Evaluación 2008' presentado hoy por la organización, en 2008 hubo un total de 83 incendios, de los cuales, el 70 por ciento fueron intencionados. De estos 83 incendios, siete tuvieron lugar en el interior del Espacio Natural.

Como aspecto positivo, WWF resaltó que se conocen el 100% de las causas, lo que significa que se ha realizado un "buen trabajo" de investigación por parte de los agentes y técnicos, con el fin de esclarecer el origen de los incendios, mientras que en el periodo 2005-2007 sólo se pudo determinar la causa del incendio en el 80 por ciento de los casos, informó el colectivo en una nota.

Por cuarto año consecutivo, los municipios más afectados por los incendios han sido Moguer (16), Almonte (14) y Aznalcázar (12), que además son los que más hectáreas han visto arder en 2008, así como en el último cuatrienio. Del total de 351 siniestros entre 2005 y 2008, 197 se han dado en estos tres términos municipales, lo que supone un 56,1 por ciento de los mismos. Igualmente, los municipios de Moguer y Almonte encabezan también la lista general de incendios de toda Andalucía.

A luz de estos datos, WWF pidió a la Consejería de Medio Ambiente que lleve a cabo un estudio específico para los municipios de Almonte, Aznalcázar y Moguer, con el fin de profundizar en las razones y motivaciones de los incendios forestales y desarrollar medidas efectivas que disminuyan el número de siniestros en dichas localidades.

Además, la organización propuso la eliminación de prácticas agrícolas de riesgo, las líneas e infraestructuras eléctricas ilegales en los espacios forestales y agrícolas, la puesta en marcha de acciones de información y concienciación, así como la evaluación y mejora de los Planes Locales de Emergencia por Incendios Forestales. Asimismo, dado que en torno al 70 por ciento de los incendios son intencionados, es necesario reforzar las acciones de vigilancia y prevención.

Por último, en el caso de los terrenos forestales municipales que han sido incendiados de forma intencionada, WWF destacó que sería oportuno que, una vez conocidos los culpables, los Ayuntamientos afectados se personaran en la causa penal como parte afectada.