Al menos 52 muertos tras reventar una presa en el sur de Yakarta

  • Yakarta, 27 mar (EFE).- Al menos 52 personas murieron hoy ahogadas, en su mayoría mujeres y niños, y decenas continúan desaparecidas a causa de la rotura de una presa en las afueras de Yakarta, que desató una riada que inundó un barrio residencial.

Al menos 52 muertos tras reventar una presa en el sur de Yakarta

Al menos 52 muertos tras reventar una presa en el sur de Yakarta

Al menos 50 muertos tras reventar una presa en el sur de Yakarta

Al menos 50 muertos tras reventar una presa en el sur de Yakarta

Yakarta, 27 mar (EFE).- Al menos 52 personas murieron hoy ahogadas, en su mayoría mujeres y niños, y decenas continúan desaparecidas a causa de la rotura de una presa en las afueras de Yakarta, que desató una riada que inundó un barrio residencial.

La oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Naciones Unidas en Yakarta aseguró a Efe que de las 52 personas fallecidas, alrededor del 60 por ciento son mujeres, niños y ancianos.

Las autoridades han advertido de que la cifra final podría variar ligeramente en las próximas horas, debido al número de damnificados que continúan desaparecidos.

Se calcula que, de los cerca de 5.000 afectados, alrededor de un centenar han resultado heridos por la ola de más de tres metros de alto que se formó con la rotura y están siendo atendidas en dos centros hospitalarios de la zona.

Las labores de rescate son lentas y complicadas por la cantidad de lodo y escombros que arrastró la riada.

Los equipos continúan en la zona, avanzan con dificultad por las calles inundadas con el agua embarrada hasta la cintura o en lanchas, esquivando objetos de todo tipo, de sofás hasta automóviles volcados, en busca de más víctimas mortales.

"La mayoría de los fallecidos se encontraba en las zonas afectadas más lejos de la presa. Los que vivían más cerca escucharon las sirenas de alarma minutos antes de que reventara y lograron huir", explicó el jefe de OCHA Indonesia, Ignacio León.

El agua ha anegado más de 400 viviendas, además de varias empresas, cinco subestaciones eléctricas y una escuela.

Cientos de personas han sido evacuadas y realojadas temporalmente en un campamento dentro de las instalaciones de la cercana universidad de Muhammadiyah.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) anunció que la situación de emergencia estaba controlada y que no era preciso ayuda internacional.

"Unas 200 casas han quedado parcialmente dañadas o han colapsado", afirmó León, y añadió que, gracias a que se trata de un barrio de clase media, las cifras de la tragedia no son aún mayores.

La riada ha causado además cortes eléctricos e importantes retenciones en todo el sur de la capital indonesia.

Según las autoridades locales, el nivel del agua ha empezado a remitir en las zonas afectadas, que en algunos puntos alcanzó los dos metros de altura.

La compuerta de la presa de Situ Ginung, situada en Ciputat, en el área metropolitana de Tangerang, una ciudad industrial del extrarradio de la capital de Indonesia, reventó sobre las 02.00 hora local (19.00 GMT, del jueves), de acuerdo con la investigación preliminar.

La principal hipótesis de trabajo es que el dique, de diez metros de altura, cedió a consecuencia de las abundantes precipitaciones que cayeron durante toda la tarde del jueves en la región.

La presa contenía cerca de 2 millones de metros cúbicos de agua del río Pesanggrahan y fue construido en 1933, durante la administración holandesa.

Policías, militares, bomberos, equipos de rescate y de atención médica, así como otros funcionarios y miembros de organizaciones no gubernamentales y de organismos multilaterales colaboran en las tareas de salvamento y en evaluar la situación.

El presidente del país, Susilo Bambang Yudhoyono, el vicepresidente, Jusuf Kalla, y el ministro de Bienestar Social, Aburizal Bakrie, se han desplazado a lo largo del día hasta el lugar para comprobar las dimensiones de la tragedia y hablar con los evacuados.

A principios de marzo, nueve personas fallecieron y más de 30.000 tuvieron que abandonar sus hogares en el centro y sur de la isla de Java por otras inundaciones.

Decenas de personas fallecen cada año en Indonesia por las inundaciones, riadas y corrimientos de tierra que se producen durante la temporada de lluvias, que comienza en noviembre y se prolonga hasta marzo.