El Metro de Palma cerrará el año 2009 con poco más de un millón de pasajeros

PALMA DE MALLORCA, 31 (EUROPA PRESS)

El metro de Palma cerrará este año con un millón de pasajeros, con una media de unos 100.000 usuarios cada mes, un número inferior a la estimación realizada por el director general de Movilidad, Antoni Verger, quien cifró en alrededor de dos millones los pasajeros que iban a utilizar esta infraestructuras tras su apertura a mediados del pasado año, una vez subsanadas las graves deficiencias.

En declaraciones a Europa Press, Verger precisó que se reduce de manera vigorosa el número de pasajeros en los meses de verano, puesto que quienes más utilizan este medio de transporte son los universitarios, así como muchos trabajadores de empresas del polígono industrial de Son Castelló, que cierran en agosto, y por lo tanto, ese mes el metro anda prácticamente vacío.

Cifras facilitadas por Serveis Ferroviaris de Mallorca revelan que después de su reapertura a finales de julio y hasta el 31 de diciembre de 2008, el metro de Palma contabilizó 507.000 personas. Este servicio registra actualmente de lunes a viernes una afluencia media de 4.500 usuarios, cifra que cae hasta las 1.500 los sábados, mientras que los domingos la cifra de usuarios se sitúa entre 900 y 1.000.

Con el objetivo de incrementar el número de usuarios y conseguir "mejores resultados", se instaló en el campus de la UIB un servicio de bicicletas para todos aquellos que certifiquen que han llegado a la Universidad utilizando el Metro, y para que, también, puedan desplazarse a los diferentes edificios o incluso al Parc Bit.

En cuanto a las frecuencias, el servicio de metro se inicia a las 06.30 horas de lunes a viernes y finaliza a las 22.30 horas, con una frecuencia de 15 minutos, mientras que durante el fin de semana los 'convoys' paran cada 30 minutos.

Por otra parte, Verger garantizó que tras las graves deficiencias que provocaron en septiembre de 2007 inundaciones en el servicio y obligaron a su cierre, en la actualidad el metro aguataría lluvias tan intensas sin ningún tipo de incidencia.

Los principales trabajos de reparación consistieron en instalar un gran colector de agua desde Gran Vía Asima hasta el torrente de Can Barberà, el cambio de colectores de pluviales en el polígono de Son Castelló y la impermeabilización de la lasa de cubierta de la estación intermodal.