Los comerciantes de la Encarnación podrán hacer la campaña de Navidad en el nuevo mercado de Metropol Parasol

Celis advierte de que al final "se estudiará muy bien de quién es la responsabilidad" del aumento sobre el presupuesto inicial

SEVILLA, 6 (EUROPA PRESS)

El concejal de Presidencia y Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, prevé trasladar a los comerciantes de la plaza de abastos de la Encarnación al nuevo mercado de Metropol Parasol a tiempo de hagan allí la próxima campaña de Navidad.

En una entrevista concedida a Europa Press, Gómez de Celis explicó que "todo el esqueleto de hormigón está terminado al cien por cien" y, en lo que se refiere al mercado, "está muy avanzado, después de Semana Santa se empieza a ensolar".

Además, aseguró que ya se han reunido con los placeros para acordar la construcción de un puesto tipo, para que le den su visto bueno, e insistió en que su pretensión es que "la campaña de Navidad, aunque no estuviera abierto el proyecto entero, pudieran hacerla desde sus nuevos puestos".

Así, agregó que en la siguiente planta "el 50 por ciento de la plaza ya está enlosado" y anunció que "antes del verano empezará el relleno de madera de los parasoles, ya están en Alemania cortando la madera de los paneles para transportarlos a Sevilla en esa fecha".

En cuanto al trabajo arqueológico, apuntó que también "está muy avanzado" y manifestó su intención de "ir más allá" sobre el proyecto básico de musealización ya existente, conocido como 'Antiquarium', ya que la idea es "ser muy ambiciosos, crear un gran museo, porque los restos son muy importantes".

"Si no ocurre ningún tipo de circunstancia espero que terminemos en plazo", afirmó el edil de Urbanismo, quien recordó que el final de la obra, según el último cronograma, está previsto a principios de 2010.

Asimismo, Celis explicó que será entonces cuando se sabrá si la obra ha supuesto un nuevo sobrecoste con respecto al presupuesto inicial y advirtió de que llegado el momento "habrá que estudiar muy bien al final de la obra de quién es la responsabilidad".

"Eso lo veremos al final, quiero ser prudente y esperar, ya ha habido un modificado y al final de la obra se verá si hay un segundo", insistió el responsable de Urbanismo, quien argumentó que "el proyecto básico cuando ha habido que ajustarlo a la realidad presenta muchas complejidades y está siendo más costoso de lo que inicialmente se creía".

En este sentido, reiteró que "la obra es muy compleja, con muchas dificultades, fundamentalmente porque el proyecto arquitectónico no era un proyecto constructivo, el dibujo que se presentó y ganó el concurso no era un proyecto constructivo con todos los cálculos de ingeniería necesarios para poder acometerlo".

Del mismo modo, precisó que "no hay otra obra igual en el mundo, cuando se hace un puente los cálculos de ingeniería son muy parecidos a los miles de puentes que hay en el mundo, lo que cambia es la fisonomía", pero insistió en que en este caso se trata de un proyecto "todo de madera, con los parasoles unidos por una pasarela peatonal, no existe ninguna obra similar, ni arquitectónicamente ni en ingeniería".

Por este motivo, Celis apuntó que "la empresa ha tenido que comerse el coco y darle un millón de vueltas hasta encontrar el punto de equilibrio al cien por cien en cálculo y eso ha sido hace muy poco tiempo".

"ANTES ERA UN PELÍN CRÍTICO"

Pese a todo, dijo no estar arrepentido de emprender este proyecto y aseguró creer en el mismo, aunque reconoció cierta reticencia inicial antes de conocerlo en profundidad. "Creo en el proyecto, aunque tengo que reconocer públicamente que antes de conocerlo en todos sus detalles era un pelín crítico, pero una vez conocido creo que sirve para aquel lugar", afirmó.

En esta línea, recordó que Metropol Parasol se levanta en una parcela que estaba "totalmente abandonada" y consideró que puede "discutirse" el hecho de que sea "un proyecto muy moderno para el entorno del casco", ya que entre los inmuebles de la Encarnación sólo cabe destacar la Iglesia de la Anunciación.

En cuanto a la polémica, destacó que ésta "va a generar que sea un foco de atracción muy importante" y resaltó que "sólo el hecho de decir y empezar a construir el proyecto ya ha provocado que determinadas calles como Puente y Pellón hayan reverdecido y lo mismo ocurrirá con Regina".

"La gente saldrá de allí mayoritariamente maravillada y habrá gente que también vaya y puede salir de allí, aunque sea una minoría, espantada, pero irá, será un foco de atracción en una zona durante muchas décadas degradada y eso hace que el proyecto en sí mismo sea muy conveniente", agregó Celis, quien se mostró convencido de que "si se hubiera hecho cualquier otra cosa de medio pelo probablemente el entorno más inmediato seguiría muy deprimido, porque no generaría lo mismo".

VISITA DEL CONSEJO DEL MOMA

"He leído mucho sobre la polémica de la Torre Eiffel o también de la pirámide de cristal del Louvre, pero todo el que va a París va a verlas y alguna gente sale encantado por la unión de lo histórico y la vanguardia y otra gente no, ésa es un poco la filosofía del proyecto", añadió.

Por otro lado, quiso resaltar que miembros del Consejo del Museum of Modern Art (MOMA ) de Nueva York visitarán a principios del próximo mes de mayo Metropol Parasol "para hacer seguimiento y seguir potenciando el proyecto", por lo que ensalzó la "repercusión" del mismo, que está expuesto en dicho museo estadounidense.

NO SE PAGARÁ POR SUBIR

Por último, en cuanto a la futura explotación de Metropol Parasol, aclaró que pese a tratarse de una concesión que ostenta la propia Sacyr, empresa encargada de desarrollar el proyecto, no se cobrará entrada por subir al mirador, aunque sí se controlará el acceso "por motivos de seguridad, no por el peso sino por el sistema de evacuación".

No obstante, aclaró que si hay algún evento en la plaza pública, cuyo acceso será abierto a todos los ciudadanos, "quien tiene que autorizarlo y, a partir de ahí, considerar si se cobra o no es la concesionaria", por lo que en caso de la celebración de un concierto, por ejemplo, "ellos decidirán si hay que pagar por la ocupación del espacio".