Suerte de Saavedra de Badajoz cuenta con un centro social con fondos solidarios recibidos con motivo de la riada de 1997

BADAJOZ, 18 (EUROPA PRESS) La organización Cáritas ha construido un centro social en la barriada de Suerte de Saavedra de Badajoz con los fondos solidarios recibidos para esta causa con motivo de la riada de 1997 en la ciudad. Se trata de un proyecto valorado en unos 310.000 euros que ha sido ejecutado en un plazo de un año cuando estaba prevista su construcción en 18 meses. A la inauguración de estas nuevas instalaciones asistieron hoy el director de Cáritas, José María Vega, el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, y el arzobispo de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, quienes realizaron una visita al centro. En declaraciones a los medios, el director de Cáritas, José María Vega, recordó que una parte de los fondos recibidos con motivo de la riada quedó "reservada para dotar de centros sociales" a las barriadas del Cerro de Reyes y Suerte de Saavedra al objeto de "continuar con la labor social en las zonas afectadas por la riada". Según explicó Vega, "tras diez años de trabajo y de lucha ha sido posible" la construcción de este centro social. Por este motivo, "agradeció el esfuerzo prestado" por las personas que se "han implicado" en este proyecto a lo largo de este tiempo. En este contexto, el director de Cáritas manifestó su deseo de que el Ayuntamiento de Badajoz junto con los agentes sociales del barrio den "utilidad" a este centro para que los habitantes de esta zona puedan "crecer en un ambiente que les permita vivir un poco mejor para que a su vez sean un poco más felices". Durante su intervención, el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, manifestó su voluntad de "cuidar" a esta barriada de Badajoz a través del "propio" edificio. Un centro que, según dijo, "espero" que un "punto de encuentro" para prestar "atención a las necesidades" de los habitantes de esta barriada. Asimismo, el máximo dirigente de la ciudad manifestó su "satisfacción" por la "culminación" de esta obra que "estaba pendiente desde hace algunos años". En respuesta a la posibilidad de trasladar a servicios sociales a este centro, el alcalde dijo que "habrá que venir con los servicios sociales hasta aquí puesto que la idea es que sea un centro vivo y actual". Unas instalaciones "pertinentes", que según adelantó, "irán viendo en función de las necesidades". En su intervención, el arzobispo de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, manifestó su deseo de que este centro social sea un "signo de un crecimiento del barrio con el esfuerzo de las instituciones".