Permanecen estables los dos heridos ingresados en el hospital tras la explosión de gas en el barrio de Cartuja (Granada9

GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)

Las dos personas heridas tras la explosión de gas registrada hoy en una vivienda del barrio de Cartuja, en Granada capital, una mujer de 35 años y un hombre de 60, permanecen estables en el Hospital de Traumatología en el que están ingresados.

El hombre, cuyo estado es el que reviste más gravedad, se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y presenta quemaduras en el 12 por ciento de su cuerpo de segundo y tercer grado, en tórax y cara, y un traumatismo facial que le ha provocado la pérdida de varios dientes, según informaron a Europa Press fuentes de la Delegación de Salud.

El herido no será trasladado al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla como habían planteado los facultativos en un principio, pues el paciente se encuentra estable y evoluciona favorablemente dentro de la gravedad.

La mujer de 35 años, que es hija del único fallecido en el siniestro, ha sido ya intervenida en un pierna por una fractura de fémur y permanece en reanimación a la espera de pasar a planta.

La explosión se produjo sobre las 9,00 horas en el interior de una vivienda situada en la esquina de las calles García Morato con Cardenal Parrado de la capital, aunque la onda expansiva ha provocado daños en los inmuebles cercanos, tanto frontales como laterales.

Una de las vecinas de la zona, Purificación Ramos, explicó a los periodistas que presenció la explosión desde lejos cuando se dirigía a la parada del autobús como cada día. Afortunadamente hoy "se había retrasado un poco", ya que de lo contrario "la explosión le hubiera pillado de lleno".

Todos los vecinos de la zona coinciden en señalar que "se asustaron mucho" al oír la explosión, llegando a pensar incluso que se trataba de una bomba de un grupo terrorista.

Hasta el lugar de los hechos también se desplazó el alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), quien lamentó "este suceso tan terrible" y transmitió el pésame a los familiares del fallecido y a los heridos, a los que deseó una pronta recuperación.

Las primeras investigaciones apuntan a una acumulación de gas por un posible despiste del técnico de butano que realizaba una instalación en el inmueble como posible causa de la explosión, aunque no se descarta que el escape de gas fuera propiciado por algún inquilino.