Liberan a un rehén de la Cruz Roja en Filipinas

MANILA (Reuters) - Rebeldes islamistas de Filipinas han liberado a un trabajador suizo de la Cruz Roja al que mantuvieron como rehén durante tres meses, dijo el sábado el secretario de Defensa Gilbert Teodoro.

"Nuestros operativos han recuperado a Notter y está vivo", dijo Teodoro a la radio local, refiriéndose a Andreas Notter, de 38 años, uno de los dos rehenes europeos que mantenía el grupo Abu Sayyaf.

El dijo que el ciudadano suizo se encuentra en la casa del gobernador provincial Abdusakur Tan y que está recibiendo atención médica.

El portavoz del Ejército teniente coronel Edgar Arévalo dijo a periodistas que Notter fue hallado por los soldados en el interior de la remota isla de Jolo, pero el jefe de la policía local Jesús Verzosa dijo que los rebeldes lo abandonaron mientras eran perseguidos luego de que intentaron romper un cordón en torno a su campamento.

Los rebeldes de Abu Sayyaf mantienen como rehén al italiano Eugenio Vagni.

Los dos hombres y la filipina Mary Jean Lacaba, todos funcionarios del Comité Internacional de la Cruz Roja, fueron secuestrados el 15 de enero, cuando realizaban una visita en terreno a una prisión en la isla de Jolo, bastión de Abu Sayyaf.

Lacaba fue liberada por los rebeldes a comienzos de mes.

Tan, el gobernador provincial, había enviado un equipo de clérigos musulmanes al campamento rebelde al interior de Jolo a comienzos de la semana para negociar la liberación de Vagni, de 62 años, quien supuestamente sufre de una hernia.

No hubo noticias sobre avances en las negociaciones.

El Abu Sayyaf, un pequeño pero violento grupo miliciano con base el Jolo y la cercana Basilan, había exigido anteriormente que los soldados aflojaran el cordón de control en torno a su escondite antes de que pudiesen comenzar las negociaciones.

El grupo rebelde, con lazos con la red miliciana del sudeste de Asia Jemaah Islamiah y con Al Qaeda, ha sido responsabilizado por el peor ataque terrorista en Filipinas, al atentado con bomba contra un ferry en Manila Bay en el 2004 en el que murieron 100 personas.