Los piratas somalíes dicen que combatirán cualquier ataque

Los piratas somalíes dicen que combatirán cualquier ataque

Los piratas somalíes dicen que combatirán cualquier ataque

MOGADISCIO (Reuters) - Los piratas somalíes que mantienen secuestrado a un estadounidense en un bote a la deriva prometieron el viernes combatir cualquier ataque de marina estadounidense y supuestamente recapturaron al rehén cuando saltaba por la borda para escapar.

El capitán Richard Philips saltó al mar, pero rápidamente fue atrapado, dijeron medios estadounidenses, citando fuentes de defensa.

"No tenemos miedo de los estadounidenses", dijo a Reuters uno de los piratas con un teléfono vía satélite en nombre de la banda que retiene a Philips en la costa somalí, en el océano Índico.

"Nos defenderemos si nos atacan".

A pesar de sus palabras desafiantes, los grupos marítimos que siguen el episodio - es la primera ocasión en que los piratas somalíes capturan a un estadounidense - dicen que el resultado más posible es una solución negociada, y que posiblemente implique un salvoconducto a cambio del rehén.

La banda también pretendería conseguir un rescate.

Desde el miércoles, cuatro piratas tienen secuestrado a Philips, un ex taxista de Boston, después de un intento frustrado para secuestrar el carguero de 17.000 toneladas Maersk Alabama a varios cientos de millas de Somalia.

El combustible del bote salvavidas se ha terminado.

Dos botes repletos de piratas fuertemente armados se han echado al mar en solidaridad con los otros cuatro, pero están demasiado nerviosos para acercarse debido a la presencia de barcos extranjeros, como el buque de guerra estadounidense USS Bainbridge, que se encuentra cerca.

"Otros piratas quieren venir y ayudar a sus amigos, pero eso sería sentenciarse a sí mismos a muerte", dijo Andrew Mwangura, coordinador del Programa de Ayuda a Navegantes para el Este de África, que supervisa los mares de la región.

"Liberarán al capitán, creo, quizás hoy o mañana, pero a cambio de algo. Quizás por algún pago o compensación, y definitivamente con carta blanca para regresar a casa".

Philips es uno de los alrededor de 270 rehenes secuestrados en estos momentos por piratas somalíes, que han estado presentes en las aguas del Golfo de Adén y del océano Índico durante años.

El capitán Philips aparentemente se prestó voluntario para subir al bote con los piratas y servir de rehén para salvar a los 20 miembros estadounidenses de la tripulación, que en algún momento retomaron el control de su barco.

El carguero, que transportaba ayuda alimentaria a Uganda y Somalia, sigue hacia su destino original, el puerto de Mombasa, en Kenia. Se espera que llegue el domingo por la noche.