Amnistía denuncia que las autoridades chinas acosan y detienen a familiares de víctimas del terremoto de Sichuán

Asegura que se ha detenido a padres que querían conocer las circunstancias de la muerte de sus hijos

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que las autoridades chinas están intimidando y deteniendo ilegalmente a los padres y otros familiares de los niños que murieron en el devastador terremoto de Sichuán y están acosando a los activistas y abogados que intentan ayudarlos.

En un informe de la organización, hecho público con motivo del primer aniversario del desastre, Amnistía Internacional documenta casos de padres y familiares que han pasado hasta 21 días bajo custodia por tratar de obtener de las autoridades respuestas sobre por qué murieron sus hijos. "A algunos los han detenido en varias ocasiones, y el detenido más joven sólo tenía ocho años", denunció AI.

"Al encerrar ilegalmente a los progenitores de los niños y niñas muertos, el Gobierno está sometiendo a una desdicha aún mayor a unas personas que en algunos casos aseguran haberlo perdido todo en el terremoto de Sichuán", manifestó la directora adjunta del Programa para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional, Roseann Rife. "El Gobierno de China debe dejar de acosar a los supervivientes del terremoto que buscan respuestas y tratan de recoger los pedazos de sus vidas destrozadas", agregó.

El informe de Amnistía Internacional concluye que en algunos casos las autoridades han impedido a padres y familiares denunciar ante las altas instancias la calidad de los edificios que se vinieron abajo en el terremoto, y muchos de estos progenitores han sido sometidos a detención arbitraria o vigilancia ilegal para impedirles buscar soluciones legales.

Algunos activistas que ofrecieron ayuda y algunos representantes de los progenitores se enfrentan a juicios de motivación política por delitos vagamente definidos relativos a la seguridad del Estado y el mantenimiento del orden público.

DENEGACIÓN DE JUSTICIA

Las autoridades, según el informe, también les han denegado el acceso a los tribunales para determinar quién es el responsable del derrumbe de las escuelas y la muerte de sus hijos e hijas. En una directiva emitida por el tribunal provincial de Sichuán se prohíbe a todos los tribunales inferiores, hasta que los departamentos correspondientes den nuevas instrucciones, aceptar casos considerados delicados, incluidas las disputas por la indemnización por lesiones personales o daños a la propiedad causados por el derrumbe de los edificios y las disputas por las indemnizaciones de las compañías de seguros.

"El coste humano del terremoto de Sichuán fue incalculable, pero las autoridades deben hacer cuanto esté en su mano para proteger los derechos de los supervivientes y poner fin a las detenciones ilegales, así como para permitir que los abogados y la sociedad civil desempeñen su importante función de rendición de cuentas", declaró Roseann Rife.

En su informe, Amnistía Internacional pide a las autoridades chinas que emprendan acciones inmediatas para garantizar que el sistema de justicia trabaja para los padres y los supervivientes, permitiéndoles acceder sin trabas a tribunales independientes e imparciales y a los abogados y activistas que han ofrecido su ayuda.

El informe incluye entrevistas con padres de niños y niñas muertos durante el terremoto, abogados, expertos en leyes, intelectuales y activistas que defienden sus derechos, así como traducciones de las circulares emitidas por el Tribunal Superior Popular de Sichuán en las que se dan instrucciones a los tribunales inferiores para que no acepten casos relacionados con el terremoto que se consideren delicados.