Berlusconi asegura que la búsqueda de supervivientes proseguirá en las próximas 48 horas

ROMA, 7 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno)

Las operaciones de búsqueda de supervivientes en la región italiana de Abruzzo (centro), que ayer fue sacudida por un fuerte terremoto, proseguirán en las próximas 48 horas, según detalló esta mañana el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, en el marco de una rueda de prensa.

Las tareas de búsqueda proseguirán hasta que se tenga la certeza de que "ya no queda ninguna posibilidad" de encontrar personas con vida bajo los escombros, explicó el primer ministro desde la ciudad de L'Aquila, que ha quedado completamente devastada.

Según el último balance ofrecido por Berlusconi, la cifra de víctimas mortales asciende a 207, de las que 17 permanecen sin identificar. Los heridos, en cambio, son poco más de un millar, de los que 500 han sido hospitalizados y un centenar se encuentran en condiciones especialmente graves.

Los servicios de emergencia, en cambio, han logrado rescatar con vida a un total de 150 personas, mientras que prosiguen las tareas de rescate de los cuatro estudiantes que todavía permanecen atrapados bajo los escombros de la Casa del Estudiante de L'Aquila, el edificio donde se alojaban más de un centenar de universitarios.

Berlusconi aseguró que la reconstrucción de la zona empezará "lo antes posible" y se realizará en un período "rápido" de tiempo. Además, concretó que los nuevos edificios se construirán en base a criterios antisísmicos para evitar que una tragedia como ésta vuelva a repetirse.

Entretanto, 1.500 técnicos se desplazarán a la zona a partir de mañana para analizar la situación en que se encuentran las casas afectadas, muchas de las cuales han quedado completamente inutilizables. Ante la posibilidad de que puedan repetirse nuevas réplicas del terremoto, Berlusconi pidió a los habitantes de las poblaciones afectadas que no vuelvan a sus casas.

Además de las numerosas pérdidas humanas y económicas, el terremoto ha causado importantes daños en bienes culturales, destruyendo iglesias y monumentos medievales de elevado valor artístico. Para ello, el Ministro italiano de Bienes Culturales realizará un inventario de los daños y programará un plan de reconstrucción para recuperar el mayor número de estructuras posible.

Berlusconi, que se trasladó a la región de Abruzzo por segundo día consecutivo, aseguró que estará allí "todos los días" que sean necesarios para ponerse a disposición de los miles de damnificados. "Forma parte de mi deber", explicó.