Berlusconi invita a los damnificados del terremoto a ir a reposar al mar

ROMA, 7 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno)

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, invitó hoy a los damnificados del terremoto que se han quedado sin casa a ir a pasar unos días al mar, donde numerosos hoteles se han mostrado dispuestos a acoger a los desalojados.

"Ir hacia la costa, es Pascua, tomaros unos días que pagamos nosotros", recomendó el primer ministro a los afectados mientras visitaba uno de los campamentos que han sido levantados por la Protección Civil en la zona de la tragedia.

El primer ministro estrechó la mano de los numerosos damnificados que se han quedado sin casa y están esperando a que el Estado solucione su situación. "Tranquilizaros, nosotros nos encargamos del inventario de las casas dañadas y vosotros vais a reposar a la costa. El Estado está cerca de vosotros", insistió.

Y a los niños que a su paso gritaban '¡Viva el Milán!', el equipo de fútbol que pertenece a la familia de Berlusconi, les emplazó a pedir a sus madres que les lleven al mar, donde están los hoteles. La asociación de hoteles de Abruzzo, la región donde se encuentra la zona del terremoto, aseguró que un centenar de estructuras ya han puesto unas 6.500 camas a disposición de los afectados. Algunos de ellos, de hecho, ya han empezado a llegar a los hoteles. Sin embargo, los medios de comunicación italianos informaron de las malas intenciones de algunas personas ajenas al terremoto que habrían intentado hacerse pasar por damnificadas para disfrutar gratis de los hoteles.

Durante su visita a los campamentos de desalojados, Berlusconi recibió una "larga llamada de teléfono" del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Al terminar, el 'premier' italiano refirió que Italia aceptará la ayuda de Estados Unidos y la destinará a la reconstrucción de bienes culturales e iglesias.

Poco antes, durante la conferencia de prensa que ofreció en L'Aquila, Berlusconi agradeció la disposición de ayuda expresada por numerosos países de todo el mundo pero aseguró que no serían necesarias porque Italia es capaz de responder ella sola a las exigencias de la situación.