Dañado el cien por cien del patrimonio cultural ubicado en la zona del terremoto

ROMA, 9 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno)

El cien por cien del patrimonio artístico y cultural de la zona del centro de Italia sacudida por el terremoto presenta daños de diversa consideración, según confirmó el arquitecto del Departamento de los Bienes Culturales de Abruzzo, Augusto Ciciotti, en declaraciones recogidas por los medios locales.

Los monumentos que han quedado más gravemente afectados son algunas de las iglesias de L'Aquila, como la basílica de Santa Maria de Collemaggio, fundada en el siglo XIII por el futuro Papa Celestino V, que también fue enterrado allí; la iglesia de San Agustín, que es uno de los principales testimonios del barroco de la zona; o la iglesia de las Almas Santas, cuya cúpula sigue derribándose un poco más cada vez que se produce una nueva réplica del terremoto.

También es catastrófica la situación del Archivo de Estado, cuya sede, el Palacio del Gobierno, ha quedado completamente destruida. "No sabemos en qué condiciones están los documentos medievales, libros y todo el material que contiene la historia de L'Aquila. La estimación de los daños es incalculable", lamentó el secretario general del Ministerio para los Bienes y las Actividades Culturales de Italia, Giuseppe Proietti.

Otro de los monumentos golpeados es la Fortaleza Española, que fue construida en 1534 por los gobernadores españoles y en la que se encuentra el Museo Nacional. También se ha derribado parcialmente la Puerta Nápoles, que fue erigida en 1548 en honor del emperador Carlos V.

Las constantes réplicas del terremoto que se registran en la zona están obstaculizando la labor de los primeros expertos, que han acudido al lugar para calibrar los daños y poner a salvo las obras de arte que han sobrevivido.

Por el momento, el Ministerio para los Bienes y las Actividades Culturales de Italia ya ha dispuesto varios almacenes en los que ir depositando las obras recuperadas y entre las que figuran cuadros, esculturas o manuscritos históricos.

La situación es parecida a la que padeció en 1997 la región de Umbria, donde el terremoto destrozó importantes monumentos artísticos y culturales, entre ellos, una parte de la basílica de San Francisco de Asís.

Por su parte, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, manifestó ayer su intención de destinar las ayudas económicas que pongan a disposición los países extranjeros a la reconstrucción del patrimonio cultural dañado.