Duro domingo de Resurrección para los supervivientes en L'Aquila

Por Silvia Aloisi

L'AQUILA, Italia (Reuters) - Miles de personas que se quedaron sin hogar por el terremoto más letal ocurrido en Italia en 30 años celebraron el domingo una sombría Pascua, acudiendo a misa en capillas improvisadas instaladas en campamentos y refugios de emergencia.

Seis días después del desastre que afectó la ciudad medieval de L'Aquila y 26 localidades aledañas, causando la muerte a 293 personas, los supervivientes rezaron por las víctimas mortales y buscaron un consuelo en la religión para que les ayude a reconstruir sus vidas.

"También es Pascua para nosotros, pese a la tragedia y los escombros por el terremoto", dijo el arzobispo de L'Aquila, Giuseppe Molinari, ante cientos de creyentes reunidos para una misa bajo una carpa de plástico en el principal campamento para damnificados, fuera del devastado centro de la ciudad.

"La resurrección de Cristo es también la resurrección de L'Aquila", manifestó, mientras algunas personas luchaban por contener las lágrimas.

Unas 40.000 personas perdieron sus viviendas tras el seísmo de magnitud 6,3 que sacudió la región de los Abruzzos durante las primeras horas del lunes, sorprendiendo a los residentes mientras dormían.

L'Aquila, una ciudad medieval de 68.000 habitantes, fue una de las más afectadas por el desastre, y muchos de sus edificios e iglesias de siglos de antigüedad se derrumbaron.

Los esfuerzos de rescate virtualmente finalizaron el sábado por la noche cuando los exhaustos bomberos dejaron de buscar a un posible superviviente entre los escombros de un edificio de cuatro pisos que se derrumbó.

Cientos de réplicas han sacudido la zona desde el movimiento sísmico, poniendo en peligro las operaciones de rescate y aterrorizando a los residentes.

En los 32 campamentos que albergan a unos 18.000 damnificados, sacerdotes ofrecieron la hostia de la comunión en altares improvisados y trabajadores de ayuda distribuyeron huevos de chocolate por la Pascua envueltos en papeles brillantes, a fin de animar a los niños y a sus afligidas familias.

"Hoy tengo el corazón desconsolado cuando pienso en todas esas personas que murieron, pero no debemos abandonar la esperanza", dijo Anna Lucantonio, una mujer de 65 años que rezaba el rosario en una capilla improvisada en el principal campamento de L'Aquila.

El primer ministro, Silvio Berlusconi, quien ha prometido reconstruir L'Aquila en 28 meses y dijo que su Gobierno no abandonaría a la gente de los Abruzzos, asistió a una misa en una academia de policía cercana, donde se realizó el viernes un funeral de Estado para las víctimas del seísmo.

Los fiscales están investigando por qué se derrumbaron tantos edificios modernos por el terremoto e intentan averiguar si el alto número de muertos se debió a materiales inadecuados en las construcciones de la zona, conocida por su alta actividad sísmica.