El cónsul en Nápoles visitará hoy al joven español herido en el terremoto

ROMA, 8 (EUROPA PRESS/G. Moreno)

El cónsul general en Nápoles, Luis Gómez de Aranda, viajará hoy al hospital de la región italiana de Abruzzo donde se halla ingresado el joven español J.F. González, el único que resultó herido en el terremoto que ayer sacudió la ciudad de L'Aquila y numerosas poblaciones cercanas.

González, que se hallaba en la zona por motivos personales y no estaba inscrito en el Consulado español, estuvo en paradero desconocido hasta primera hora de esta tarde, cuando la Protección Civil italiana publicó las listas de muertos, heridos y desaparecidos.

Actualmente se halla en uno de los centros hospitalarios de la zona con una fractura en una pierna y otras lesiones, según informaron a Europa Press fuentes diplomáticas. No se sabe todavía si la familia, que ya ha sido informada de lo sucedido, viajará al lugar para visitarle. En el momento del seísmo, González no se encontraba con ningún otro ciudadano español.

Los demás españoles que estaban en la ciudad de L'Aquila y sus alrededores en el momento del seísmo ya han sido evacuados de la zona. Entre ellos, había 23 estudiantes 'Erasmus' con algunos amigos y dos turistas.

El grupo de 25 personas llegó ayer a Roma, y, a excepción de los turistas, que prefirieron permanecer unos días más en la capital italiana, los demás fueron repatriados a España por vía aérea, con destino Madrid y Sevilla, y marítima, con destino Barcelona.

Además, el consulado explicó que en la zona del terremoto reside desde hace años al menos una veintena de personas de nacionalidad española, muchas de ellas, mujeres casadas con italianos.

Uno de los perfiles más comunes es el de españolas ya mayores que cuando eran jóvenes emigraron a Suiza o Alemania, donde se casaron con italianos que también habían emigrado allí. Después, al cabo de los años, volvieron con sus maridos a Italia, donde se instalaron definitivamente y viven desde hace años.

Según explicaron fuentes consulares, ninguna de estas personas ha contactado con las autoridades españolas, "seguramente porque tienen a sus hijos y familia en Italia y, por lo tanto, no quieren ser evacuadas a España". Por su parte, el Consulado ha intentado sin éxito localizarles a través del teléfono que figura en la ficha de inscripción, que en muchos casos es sólo el teléfono fijo, que en la mayor parte de los casos, ha quedado inutilizado a causa del terremoto.