El presidente chino encabeza las ceremonias en recuerdo a las víctimas del terremoto de Sichuán

El primer ministro envía una carta de ánimo a los alumnos que sobrevivieron en las escuelas denunciadas por la mala construcción

PEKÍN, 12 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit)

El presidente chino, Hu Jintao, encabezó esta mañana los actos celebrados en China en recuerdo de las decenas de miles de víctimas que dejó el terremoto de Sichuán, del que se cumple hoy exactamente un año.

El dirigente se desplazó hasta la región devastada por el seísmo el 12 de mayo del año pasado y desde su epicentro participó en el minuto de silencio por las víctimas, casi 87.000 entre muertos y desaparecidos.

"El esfuerzo realizado en los trabajos de reconstrucción ha dado gradualmente resultados, y la población en las zonas golpeadas camina en dirección a una nueva vida", afirmó Hu en su discurso, retransmitido en directo por la televisión pública desde la localidad de Yingxiu y pronunciado después de que el presidente colocara un simbólico crisantemo blanco ante un muro conmemorativo lleno de flores.

Hu, vestido con un traje oscuro y acompañado por el viceprimer ministro, Li Keqiang, defendió el trabajo realizado siguiendo el principio, según dijo, de "poner por delante al pueblo y respetar la naturaleza", que ha permitido la construcción de hospitales, colegios y demás instalaciones públicas, así como la reconstrucción y reestructuración del tejido industrial de la zona.

El empeño de las autoridades ha sido tal que, según el líder chino, la reconstrucción completa se llevará a cabo en dos años y no en tres como se había calculado inicialmente.

China, como muestra de su esfuerzo para que desastres como el de Sichuán no vuelvan a repetirse, publicó ayer su "libro blanco" para la prevención de terremotos, y anunció que está trabajando en un sistema experimental que permita alertar de temblores con entre segundos y minutos de antelación.

El país ha realizado una enorme inversión para recuperar la provincia, ya antes del seísmo una de las más desfavorecidas del país. El dinero desembolsado por Pekín ha permitido que la región creciera en el tercer trimestre del año pasado un 10,1 por ciento, frente al 4,6 por ciento que creció el trimestre del seísmo.

VÍCTIMAS EN LOS COLEGIOS

Ayer también, el primer ministro chino, Wen Jiabao, quien hace un año fue el primero en desplazarse hasta la zona golpeada apenas unas horas después de que se registrase el primer temblor, hizo llegar una carta a los estudiantes supervivientes de la catástrofe. En la misiva, Wen defiende que "lo mejor que podemos hacer es realizar un buen trabajo de reconstrucción tras el desastre y construir un hermoso hogar".

"Nuestro país se ve acosado frecuentemente por las desgracias y sólo podemos superarlas con una actitud científica, espíritu práctico e intenso esfuerzo", declara el jefe del Ejecutivo.

Los padres de los miles de niños y adolescentes fallecidos mientras asistían a clase por la deficiente calidad de las construcciones escolares han demostrado ser, sin embargo, los más rebeldes a la hora de pasar página y poner en práctica el espíritu práctico por el que aboga el Gobierno.

Mientras la prensa oficial calla sobre las denuncias de estos familiares, quienes siguen acusando a las autoridades locales de corrupción y de intentar encubrir las muertes causadas por su inoperancia, la prensa extranjera ha denunciado el acoso al que se ha visto sometida al desplazarse a la zona.

El Club de Corresponsales de China llegó a recomendar a principios de mayo a sus miembros que extremaran las precauciones, al haberse producido varios casos de enfrentamientos violentos.