El Vaticano coordinará con Italia las adhesiones para restaurar las obras dañadas en el terremoto

  • Ciudad del Vaticano, 22 abr (EFE).- La Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia se encargará, junto el ministerio italiano de Bienes Culturales, de coordinar y recoger todas las adhesiones para restaurar las obras de arte dañadas por el terremoto que ha sacudido la región italiana de Los Abruzos.

El Vaticano coordinará con Italia las adhesiones para restaurar las obras dañadas en el terremoto

El Vaticano coordinará con Italia las adhesiones para restaurar las obras dañadas en el terremoto

Ciudad del Vaticano, 22 abr (EFE).- La Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia se encargará, junto el ministerio italiano de Bienes Culturales, de coordinar y recoger todas las adhesiones para restaurar las obras de arte dañadas por el terremoto que ha sacudido la región italiana de Los Abruzos.

El organismo vaticano, según precisó hoy la Santa Sede recogerá "todas las adhesiones escritas para 'adoptar' (restaurar de forma gratuita) una o más obras de arte dañada por el seísmo".

La Comisión Pontificia pidió ya hoy a todas las entidades bancarias, culturales y museísticas, a los laboratorios de restauración público y privados y a los restauradores interesados que se pongan en contacto por escrito con ella, expresando "su adhesión y disponibilidad para adoptar de forma gratuita una obra de arte".

Desde el primer momento del terremoto, el Vaticano expresó su preocupación por la suerte de las numerosas obras de arte que guardan los pueblos de Los Abruzos afectados por el terremoto, especialmente la capital de la región, L'Aquila.

El terremoto ha destruido numerosas iglesias, en las que se guardaban cuadros y esculturas de gran valor.

Hasta ahora han sido rescatados intactos varios frescos de la escuela del genio del Renacimiento italiano Rafael (1483-1520), así como la Bula de la Perdonanza, publicada en 1294 por el papa Celestino V, el único que renunció al papado, que se custodiaba en la torre del Palacio Margherita de L'Aquila, prácticamente destruido.

Debido al terremoto, la bóveda románica de Santa María di Collemaggio, donde se custodian los restos de Celestino V, se derrumbó sobre el lugar donde se encuentra la tumba y se temió por la suerte de la urna que contiene los restos del Pontífice.

El relicario, no obstante, no sufrió daño alguno y fue recuperado intacto.