La Protección Civil italiana confirma que el terremoto ha causado víctimas

ROMA, 6 (EUROPA PRESS/G.Moreno)

La Protección Civil italiana confirmó que el terremoto de 5,8 grados en la escala Richter que sacudió el centro de Italia esta madrugada ha causado víctimas. Según informan los medios locales, las dos primeras habrían sido localizadas en Fossa, una pequeña localidad de 600 habitantes.

Según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés), el terremoto, de 6,3 grados en la escala de Richter, sacudió todo centro de Italia. Según los datos ofrecidos por la Protección Civil italiana, en cambio, el terremoto habría sido de escala 5,8. El epicentro se situó cerca de L'Aquila, a unos 85 kilómetros al noreste de Roma.

El temblor se produjo alrededor de las 3.35 hora local y también fue percibido por habitantes de la capital italiana, muchos de los cuales llamaron alarmados a los servicios de emergencia para saber si tenían que tomar medidas de precaución.

Sin embargo, la zona más afectada fue la de L'Aquila, en la región del Abruzzo, donde numerosos edificios se derribaron, entre ellos la cúpula de la iglesia de las Almas Santas, en el centro histórico. La catedral también sufrió daños estructurales.

A horas de ahora, los Bomberos de la zona se hallan inmersos en las tareas de rescate para sacar a las personas que habrían quedado atrapadas en los escombros de los edificios derrumbados, entre los que figura un alojamiento para estudiantes en el que también podrían haberse registrado víctimas.

Tras la sacudida, centenares de personas salieron a toda prisa a la calle, no sólo en L'Aquila sino también en otras localidades de la región como Pescara, Sulmona, Teramo o Chieti. El jefe del Departamento de la Protección Civil, Guido Bertolaso, convocó una reunión de urgencia para evaluar la situación y tomar medidas. Asimismo, habló con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, y al primer ministro, Silvio Berlusconi, para mantenerles al corriente de la situación.

Entre otras cosas, las autoridades desaconsejaron a los ciudadanos trasladarse en coche por la zona, que está siendo objeto de verificaciones y controles. Además, fueron cerrados al tráfico algunos tramos de la autovía Roma-L'Aquila.