La reconstrucción del Abruzzo costará 12.000 millones de euros, según las estimaciones del Gobierno

ROMA, 15 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

La reconstrucción del Abruzzo, la región del centro de Italia que la semana pasada fue sacudida por un terremoto, costará 12.000 millones de euros, según concretó anoche el ministro del Interior, Roberto Maroni, en declaraciones al programa 'Ballarò' de la televisión pública italiana.

"12.000 millones de euros. Esta es la cifra que tendremos que encontrar para reconstruir el Abruzzo", afirmó el ministro. Entretanto, el Gobierno está estudiando el modo de reunir los fondos con los que empezar a hacer frente a la emergencia.

Tal y como anunció el primer ministro, Silvio Berlusconi, su Gobierno aprobará ya la semana que viene un paquete de medidas concretas para ayudar a los damnificados a rehacer sus vidas. Igual que hizo con la emergencia de las basuras de Nápoles, la reunión del Consejo de Ministros se celebrará en L'Aquila, que además de ser la capital del Abruzzo ha sido la ciudad más golpeada por el terremoto.

Una de las propuestas que el Gobierno está analizando es la de destinar a los damnificados una parte de la contribución del 5 por 1.000 de la declaración de la renta, que asciende a unos 400 millones de euros.

Sin embargo, la idea no ha gustado nada a las organizaciones de voluntariado del país, que son las principales destinatarias de estas ayudas. Según la Coordinación Nacional de los Centros para los Servicios de Voluntariado, lo único que se conseguiría con esta medida es "pescar en el fondo ya destinado a otras emergencias sociales", quitando el dinero que sirve para ayudar a ancianos, discapacitados y familias pobres.

La propuesta también ha sido criticada por los partidos de la oposición, tales como la Unión de Demócratas de Centro (UDC), el partido de los Radicales o el Partido Democrático (PD), que calificó la idea de "indecente y esquizofrénica".

Superada la fase de la emergencia, que ha dejado atrás 294 muertos, más de un millar de heridos y cerca de 50.000 damnificados, inicia ahora la de la reconstrucción. Y con ella el peligro de que la mafia intente infiltrarse en la zona, atraída por la ingente cantidad de dinero que las arcas públicas destinarán a la región del Abruzzo.

Ésta es la inquietud que expresó ayer el fiscal general antimafia de Italia, Piero Grasso. Aunque "no existe ninguna alarma específica, sí hay que estar especialmente atentos para que no se repita lo que lamentablemente sucedió en el pasado", advirtió en alusión a la infiltración de la Camorra en las labores de reconstrucción que se llevaron a cabo tras el terremoto que sacudió Irpinia (sur de Italia) hace casi 30 años.

A pesar de ello, no todo son malas noticias para los habitantes de las zonas afectadas, que no tendrán que pagar ni hipotecas ni comisiones bancarias al menos hasta que termine el año, según decidió la Asociación Bancaria Italiana (ABI).

Éste era uno de los temas que más preocupaba a los damnificados, que además de haberse quedado sin casa, temen ser obligados a tener que seguir pagando la hipoteca que asumieron por ella. Aun con todo, todavía está por ver si los bancos les perdonarán o no la deuda cuando termine el año.

Mientras, los miles de damnificados siguen recibiendo asistencia en los campamentos provisionales que han sido habilitados para ellos y en los hoteles. El objetivo es que esta precaria situación termine antes de que llegue el invierno, que suele ser especialmente riguroso en esta región de montaña.