Llegan las primeras ayudas económicas para los afectados que hoy despiden a sus muertos

  • L'Aquila (Italia) / Roma, 10 abr (EFE).- Las primeras medidas económicas del Gobierno italiano para aliviar la situación de los afectados por el terremoto del pasado lunes, entre las que figura la renegociación de sus hipotecas, llegaron en la cuarta jornada de tareas de rescate en la región de Los Abruzos.

Italia despide a las casi 300 víctimas del terremoto con un funeral de Estado

Italia despide a las casi 300 víctimas del terremoto con un funeral de Estado

L'Aquila (Italia) / Roma, 10 abr (EFE).- Las primeras medidas económicas del Gobierno italiano para aliviar la situación de los afectados por el terremoto del pasado lunes, entre las que figura la renegociación de sus hipotecas, llegaron en la cuarta jornada de tareas de rescate en la región de Los Abruzos.

Esta es la iniciativa más destacada del paquete que aprobó ayer el Consejo de Ministros italiano para los 29.000 evacuados en una reunión extraordinaria en Roma y de la que, antes incluso de que ésta concluyera, se filtraron algunos detalles a los medios de comunicación.

Lo que en un principio pareció anunciarse como una suspensión de las hipotecas para los afectados por la catástrofe del terremoto, que se ha cobrado hasta el momento 281 vidas y ha dejado 1.500 heridos, finalmente queda definido como una "renegociación" de sus deudas con los bancos por el pago de unas casas que ahora están prácticamente destruidas.

"El terremoto ha quedado definido como causa de fuerza mayor que autoriza la renegociación de las hipotecas contraídas por la población con los institutos de crédito", reza el comunicado de prensa divulgado al término del Consejo de Ministros.

Entre las medidas que contempla el Ejecutivo de Silvio Berlusconi figura además la indemnización de 800 euros mensuales a los titulares de actividades económicas comerciales, productivas, agrícolas o similares, así como una atribución de hasta 400 euros mensuales para las familias evacuadas.

Como ya se anunció previamente se suspenderán las facturas de electricidad y de gas de los afectados, aunque el comunicado de prensa del Gobierno especifica que la suspensión es por dos meses, que podrán ser prorrogables si así se decide.

Todas estas medidas llegan cuando los evacuados, de los que 10.000 se encuentran ya en las instalaciones hoteleras habilitadas al efecto, se disponen a despedir a los fallecidos, entre los que al menos hay 20 niños, en un funeral de estado que estará presidido hoy por el secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone.

Tras el rito católico se rezarán oraciones musulmanes debido a que seis de los muertos son de religión islámica.

En estos cinco días desde que comenzó la tragedia, en los que el suelo no ha dejado de temblar, han sido asistidos 20.000 afectados, 11.669 personas han trabajado en las tareas de rescate y socorro, y se han instalado 3.289 tiendas de campaña para los evacuados.

Cinco días después del gran seísmo de la madrugada del lunes, entre las principales preocupaciones para los vecinos de Los Abruzos se encuentran la posibilidad de que se produzcan saqueos en lo que queda de sus casas abandonadas y de que falten los alimentos, algo que el primer ministro se apresuró a negar este mediodía.

"Insisto en que no sean enviadas mercancías porque no tenemos necesidad, y más que nada insisto para que haya una contribución económica", afirmó Berlusconi, quien negó que se hayan registrado fenómenos especulativos con los alimentos ante la posible escasez de los mismos.

Y además de la preocupación por los alimentos, queda pensar en la reconstrucción de la región, para la que el presidente del Gobierno italiano prevé que serán necesarios varios miles de millones de euros y para la que Berlusconi se mostró dispuesto a aceptar la ayuda extranjera.

"A todos (los gobernantes) les hemos dicho que nuestro país puede bastarse por sí mismo en lo que respecta a las ayudas, pero hemos relanzado nuestra idea de hacer converger su ayuda en la reconstrucción de edificios públicos a los que se les pondrá el nombre del país que se interese en la reconstrucción", explicó.

"Se efectuará una lista de varios bienes y cada uno podrá intervenir según su voluntad", añadió el político, quien explicó que son pocos los desaparecidos que aún quedan por encontrar entre los escombros de una catástrofe que muchos se preguntan si se pudo haber evitado.

Con 70 nuevos millones de euros del Gobierno para las tareas que lleva a cabo Protección Civil en la zona, los Abruzos siguen conmocionados por esta catástrofe.