Polémica en Costa Rica por el retraso en las ayudas a los damnificados del terremoto

  • San José, 20 feb (ACAN-EFE).- La lentitud con la que se han atendido las necesidades y entregado las ayudas a los miles de damnificados por el terremoto del pasado 8 de enero en Costa Rica, despierta la polémica en el país, mientras el Gobierno defiende sus acciones.

Polémica en Costa Rica por el retraso en las ayudas a los damnificados del terremoto

Polémica en Costa Rica por el retraso en las ayudas a los damnificados del terremoto

San José, 20 feb (ACAN-EFE).- La lentitud con la que se han atendido las necesidades y entregado las ayudas a los miles de damnificados por el terremoto del pasado 8 de enero en Costa Rica, despierta la polémica en el país, mientras el Gobierno defiende sus acciones.

A más de dos meses de la tragedia que cobró la vida de 23 personas, la prensa local se ha dado a la tarea de revisar las acciones del gobierno para ayudar a los damnificados, y ha reportado que los ciudadanos y empresas costarricenses donaron en las campañas de ayuda un total de 5,54 millones de dólares, de los cuales, 4,92 permanecen ociosos en manos de las autoridades.

La Comisión Nacional de Emergencias y la Comisión de Reconstrucción creada por el presidente Óscar Arias para "atender con celeridad" las necesidades de los cientos de familias que lo perdieron todo, han gastado hasta ahora solo en 11 por ciento de los recursos que fueron donados.

Los continuos reportajes sobre retrasos en las acciones gubernamentales han molestado al presidente Arias, que ha acusado a un canal de televisión de ser tendencioso y "atacar" al gobierno.

El coordinador de la Comisión de Reconstrucción, Marco Vargas, negó enfáticamente que el Gobierno mantenga en desuso los recursos donados por todos los costarricenses para atender la emergencia.

Vargas insistió en que (el dinero) "no se puede gastar de inmediato, pues la legislación nacional lo impide y más importante aún, es necesario realizar diversos estudios que eviten la reconstrucción de riesgos".

Sin embargo, el paso lento con el que avanza la reconstrucción de viviendas, especialmente, ha hecho que decenas de damnificados realicen protestas y bloqueos en las calles cercanas al volcán Poás, zona del epicentro del terremoto, para exigir ayuda más pronta por parte de las autoridades para poder abandonar los albergues y plazas donde viven desde enero.

Para atizar el fuego, el diario La Nación informó hoy que de 200 viviendas temporales que están siendo construidas por la fundación privada "Un techo para mi país", con donaciones para los damnificados, solo 52 se entregarán a esta población, y el resto se utilizarán para familias pobres.

La ministra de Salud y coordinadora del sector social de gobierno, María Luisa Ávila, confirmó esta información al periódico, y argumentó que la mayoría de los afectados por el sismo han logrado reubicarse donde familiares o alquilar una vivienda con ayuda estatal.

Según datos oficiales, un total de 370 personas aun permanecen en albergues con tiendas de campaña, de cerca de 2.500 que habían inicialmente.

No obstante, el Patricio Morera, representante de la fundación, dijo al diario que ellos desconocen esta decisión del gobierno, pues el objetivo siempre ha sido que las casas fueran para los damnificados.

Por su parte, la ministra de Vivienda, Clara Zomer, indicó que se requieren 782 casas nuevas para las personas que lo perdieron todo el 8 de enero, con el sismo de 6,2 grados que devastó varias comunidades rurales al noroeste de San José.