Un tercer joven denuncia a los Mossos por el impacto de una pelota de goma en la celebración de la Liga de Campeones

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

Un joven de 23 años, vecino de Reus (Tarragona), ha denunciado a los Mossos d'Esquadra por el impacto de una pelota de goma en el pecho durante la celebración de la Liga de Campeones en Rambla de Canaletas en la madrugada del pasado jueves.

La víctima, según TVE, se encuentra hospitalizada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital del Mar de Barcelona, con una contusión pulmonar y cardiaca por culpa de la fuerte contusión.

Un amigo del joven, Jordi Pallejà, explicó que iban caminando por un lateral de La Rambla, como le habían indicado los Mossos cuando recibió el impacto. "Caminábamos sin hacer nada y de repente, un golpe. Me giré y encontré a mi amigo en el suelo".

La hermana del joven herido, Noemí López, explicó que el impacto le ocasionó una hemorragia en el pulmón además de dañarle el corazón. A pesar de su estado crítico, aseguró que "evoluciona favorablemente".

OTROS DOS HERIDOS

Esta denuncia se une a la de otros dos jóvenes que han sufrido pérdida de la visión de un ojo al ser también golpeados por pelotas de goma disparadas por la policía autonómica durante las cargas.

Un portavoz de los Mossos indicó que continúa la investigación interna para esclarecer los hechos y que, de momento, sólo tienen conocimiento de una denuncia.

Uno de los heridos, Óscar Alpuente, de 28 años y vecino de Cubelles (Barcelona), está ingresado en el Hospital de Vall d'Hebron de Barcelona y evoluciona favorablemente explicó a Europa Press su madre, Olga García.

El otro herido es Jordi Naval, de 24 años y vecino de Lleida, que ha perdido también la visión de un ojo y está ingresado en el Hospital de Sant Pau de Barcelona. Su madre, Pepita Sagués, explicó que el abogado prepara una denuncia ante los Mossos y el juzgado de guardia.

OTROS CASOS

Desde la Coordinadora para la Prevención de la Tortura (CPT) se asegura que hay un joven de 21 años, que sufrió fracturas en la mandíbula y pérdida de dientes, por al parecer el impacto también de pelotas de goma, y que fue atendido en el Hospital de l'Esperit Sant de Santa Coloma de Gramenet, donde ya ha recibido el alta.

La policía autonómica, antes de dispersar a los alborotadores con pelotas de goma, estuvo un rato alertando por los micrófonos sobre la intervención policial, a la vez que disparó salvas de alerta, que no contienen pelotas de goma.

Los incidentes en el centro de Barcelona tras la victoria del Barça el pasado miércoles se saldó con 119 detenidos y unos daños en el mobiliario urbano valorados en unos 100.000 euros por el Ayuntamiento.