(Ampliación) Martín (AEB) advierte de que la vía fiscal está "prácticamente agotada"

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, advirtió hoy de que, tal y como señala el Banco de España, la vía fiscal para restablecer el fortalecimiento del sistema financiero "está prácticamente agotada y su uso sólo puede introducir mayor debilidad, desconfianza e incertidumbre".

Martín, que hizo estas declaraciones en la segunda jornada del encuentro financiero organizado por ABC y Deloitte, puntualizó que esto no quiere decir que no se use la vía fiscal, sino que es necesario "que se use con cautela" y, principalmente, cambiando la composición de gastos e ingresos públicos, "no incrementando el déficit per se".

El presidente de la patronal de los bancos recordó que, a pesar de que el estímulo fiscal para 2009 será de 4,5 puntos porcentuales del Producto Interior Bruto (PIB), lo que llevará al déficit hasta el 8,3%, la economía podría contraerse hasta un 3%.

Por otro lado, abogó por que, después de los acuerdos alcanzados por los líderes del G20 para sortear la recesión, se establezcan estrategias "claras y creíbles" de salida de las medidas que se adoptaron por imperativo de la crisis, en alusión tanto a las de impulso fiscal y de expansión monetaria como de capitalización de las entidades de crédito.

"Las entidades deben devolver las aportaciones públicas de capital. Hay que desnacionalizar los bancos nacionalizados por causa de la crisis", dijo Martín, para quien es necesario desandar este camino no por motivos ideológicos, sino porque las inyecciones de capital fueron con intención de salvar al sistema financiero en general, no a las entidades en particular.

El presidente de la AEB sostuvo que el sistema financiero español sigue siendo "sólido", pero incidió en que hay que evitar que se debilite, lo que sucede cuando otros países europeos capitalizan a sus entidades financieras sin reestucturarlas, permitiéndolas captar recursos con ventaja respecto a sus competidores.

NINGUNA ENTIDAD DEBERÍA LIQUIDARSE.

Martín apostó por utilizar las eventuales aportaciones de capital en España para fortalecer la eficiencia del sistema financiero en su conjunto, no para salvar a entidades individuales, pero también quiso dejar claro que "ninguna entidad debería ser liquidada, sino aprovechada para contribuir a crear otra de mayor potencia, y que sirva para crear riqueza y bienestar".

Según las previsiones que maneja la patronal, la economía española se contraerá este año y "posiblemente también en 2010", y la destrucción de empleo continuará en ambos años, condiciones en las que "el sistema bancario español va a tener que reestructurarse", anticipándose a cuando se perciba la necesidad de hacerlo en forma de desconfianza e incertidumbre. "Y ya se ha percibido", agregó.

Para que el sistema español salga fortalecido, consideró el portavoz de la patronal bancaria, hace falta que los recursos que haya que utilizar se empleen para incrementar la eficiencia del conjunto del sistema y que se preserve la igualdad competitiva. Asimismo, reclamó que "si se inyecta capital en una entidad, debe precisarse desde el principio que deberá devolverlo".