El equipo de expertos que iba a abrir mañana la fosa común en La Serna suspende finalmente la exploración

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) que iba a proceder mañana a abrir la fosa común de la Guerra Civil situada en el municipio serrano de La Serna del Monte ha decidido a última hora de esta tarde interrumpir las labores de exploración para buscar dicha fosa, donde se debían encontrar los restos de ocho hombres de La Serna y Braojos, asesinados en 1936.

Según informan en un comunicado, los responsables de la Asociación han recogido algunos testimonios según los cuales la fosa pudo ser exhumada a finales de los años cuarenta o principios de los cincuenta, sin que los familiares fueran informados. Ahora la ARMH recavará más información para conocer realmente el paradero de los restos de los ocho hombres.

La fosa de La Serna aparece documentada en los informes que se llevaron a cabo durante los años cincuenta, previos al traslado de restos al Valle de los Caídos. Sin embargo, no aparece en los listados de traslados que previamente habían sido consultados por la asociación. Ahora se llevará a cabo una nueva recogida de testimonios y de documentación antes de retomar la búsqueda de los cuerpos.

Los familiares de los enterrados solicitaron al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que ordenara la exhumación de los cuerpos en el marco del sumario sobre los desaparecidos de la Guerra Civil y el Franquismo. El pasado noviembre, Garzón se inhibió de la causa a favor de los juzgados territoriales, una decisión que decepcionó a las asociaciones de Memoria Histórica.

No obstante, el sumario sigue aún en manos de Garzón al no informar a los juzgados competentes. La competencia en las decisiones a tomar respecto a la fosa de La Serna del Monte corresponde al partido judicial de Torrelaguna. Una vez que se proceda a la exhumación de los cadáveres, la asociación procederá a informar a esta sede judicial.

Se trata de ocho personas incluidas en el listado con 133.708 nombres de personas desaparecidas en esas fechas (1936-1975) aportados al juez por veintidós asociaciones de familiares de desaparecidos en la guerra civil y la dictadura franquista.

En la solicitud que la asociación presentó a Garzón, los familiares le reclamaban que pidiera al Obispado de Madrid la apertura de la fosa, puesto que se sitúa en un terreno de su propiedad y que se encuentra a la salida de La Serna del Monte, junto a la A-1 (carretera de Burgos).