Hallan en México fosa novohispana de indígenas enterrados al modo cristiano

  • México, 10 feb (EFE).- Especialistas mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunciaron hoy el descubrimiento de un complejo funerario novohispano único por sus dimensiones y por la posición que ocupan los 50 esqueletos hallados, a la usanza cristiana, a pesar de que se presume que son indígenas.

Hallan en México fosa novohispana de indígenas enterrados al modo cristiano

Hallan en México fosa novohispana de indígenas enterrados al modo cristiano

México, 10 feb (EFE).- Especialistas mexicanos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) anunciaron hoy el descubrimiento de un complejo funerario novohispano único por sus dimensiones y por la posición que ocupan los 50 esqueletos hallados, a la usanza cristiana, a pesar de que se presume que son indígenas.

El hallazgo tuvo lugar a finales de 2008 en la zona arqueológica de Tlatelolco, la más grande del área metropolitana de la ciudad de México, durante las exploraciones que expertos del INAH realizaban para buscar supuestas casas que los tlatelolcos tendrían para sus elites militares.

Según indicó el arqueólogo encargado de la investigación, Salvador Guilliem, las primeras investigaciones apuntan a que las personas que están enterradas son indígenas, debido a su tipo de dentición y al gran tamaño de los cuerpos.

Hasta el momento, se han encontrado cincuenta esqueletos, un niño, un anciano, dos adolescentes y el resto adultos jóvenes, y cinco cráneos aunque, en opinión del arqueólogo, "es muy probable que sea un complejo de cien entierros".

Se cree que los cuerpos fueron sepultados con ropajes, puesto que se han encontrado diversos objetos como botones, clavos de metal, un anillo o restos de un collar de cobre.

Lo más llamativo del descubrimiento, apuntó, es que, a pesar de ser una fosa común, los cuerpos están "cuidadosamente depositados" y colocados a la usanza cristiana, es decir, boca arriba con los brazos cruzados sobre el pecho, lo que "parece indicar que fueron enterrados bajo la dirección de los españoles".

Aunque todavía no tienen una tesis firme, los arqueólogos están barajando varias hipótesis acerca del origen de la fosa. Creen que pudiera ser de la toma de Tlatelolco por Hernán Cortés en 1521, de las sublevaciones posteriores de indígenas o también de la gran peste que sufrió la ciudad en 1545.

Durante los próximos meses, apuntó Guilliem, continuarán los trabajos en la fosa y se espera que puedan terminar antes de julio para presentar antes de fin de año los resultados.

Una vez que acaben de agotar el complejo funerario seguirán excavando para ver si encuentran las estructuras del complejo militar que inicialmente buscaban.

Los trabajos de investigación en la zona prehispánica de Tlatelolco, cuya extensión es de más de una hectárea, llevan más de veinte años, pero en 1993 fueron suspendidos debido a un terremoto, y fue en junio de 2007 cuando se reanudaron.

Tlatelolco fue uno de los principales centros ceremoniales y comerciales en la época de los aztecas. Sus vestigios pueden apreciarse a simple vista en la llamada Plaza de las Tres Culturas, donde convergen edificios prehispánicos, coloniales y modernos.

La Gran Tenochtitlán fue fundada en 1325 por los aztecas, los cuales, dos siglos después, fueron vencidos por los conquistadores españoles encabezados por Hernán Cortés.

En 1968 la Plaza de las tres Culturas fue escenario de una sangrienta represión de fuerzas del Estado contra miles de estudiantes universitarios que se saldó con unos 40 muertos, según fuentes oficiales, entre 200 y 300 de acuerdo a organismos civiles.

También Tlatelolco fue uno de los barrios capitalinos más castigados el 19 de septiembre de 1985, cuando la Ciudad de México fue sacudida por un terremoto de 8,1 grados en la escala de Richter.