Una arqueóloga realizará mañana una exploración sobre la fosa común de La Serna para su exhumación

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Una arqueóloga se desplazará mañana al municipio serrano de La Serna del Monte para practicar una exploración sobre el terreno donde se ubica una fosa común de la Guerra Civil con ocho cuerpos con la finalidad de proceder cuanto antes a su apertura.

La exhumación se producirá gracias al permiso que obtuvo hace unos días del dueño de la finca la asociación Nuestra Memoria de Toledo y del Valle del Tiétar para abrir el enterramiento. Si las condiciones meteorológicas lo permiten, la asociación tiene previsto intervenir en la fosa en los próximos días, con lo que sería el primer enterramiento de la Guerra Civil exhumado en la Comunidad de Madrid.

Los familiares de los enterrados solicitaron al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que ordenara la exhumación de los cuerpos en el marco del sumario sobre los desaparecidos de la Guerra Civil y el Franquismo. El pasado noviembre, Garzón se inhibió de la causa a favor de los juzgados territoriales, una decisión que decepcionó a las asociaciones de Memoria Histórica.

No obstante, el sumario sigue aún en manos de Garzón al no informar a los juzgados competentes. La competencia en las decisiones a tomar respecto a la fosa de La Serna del Monte corresponde al partido judicial de Torrelaguna. Una vez que se proceda a la exhumación de los cadáveres, la asociación procederá a informar a esta sede judicial.

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, explicó a Europa Press que han recibido el permiso del dueño de la finca para intervenir en la fosa común. Si el tiempo lo permite, según adelantó, prevén proceder a la apertura la próxima semana, una vez que la arqueóloga localice el enterramiento.

Se trata de ocho personas incluidas en el listado con 133.708 nombres de personas desaparecidas en esas fechas (1936-1975) aportados al juez por veintidós asociaciones de familiares de desaparecidos en la guerra civil y la dictadura franquista.

En la solicitud que la asociación presentó a Garzón, los familiares le reclamaban que pidiera al Obispado de Madrid la apertura de la fosa, puesto que se sitúa en un terreno de su propiedad y que se encuentra a la salida de La Serna del Monte, junto a la A-1 (carretera de Burgos).