Aragoneses trabajan en una vacuna para activar el sistema inmunológico de pacientes con cáncer

ZARAGOZA, 22 (EUROPA PRESS)

Un estudio dirigido por el español Martín Villalba y realizado entre los investigadores de la Universidad de Zaragoza, Alberto Anel y Julián Pardo en el Laboratorio del Instituto de Genética Molecular de Montpellier (Francia) pretende conseguir que en un futuro un paciente que padece cáncer pueda llegar a recibir un tratamiento o vacuna que le ayudara a activar su propio sistema inmunológico para frenar y responder al avance de las células tumorales.

Según explicó en declaraciones a Europa Press, el investigador Alberto Anel, perteneciente a 'Apoptosis, inmunidad y cáncer', reconocido como Grupo de Excelencia investigadora por el Gobierno de Aragón, esta posibilidad ya ha sido patentada en Francia después de haber conseguido respuestas satisfactorias en ratas de laboratorio.

En concreto, los investigadores inyectaron a los animales tumores de un tamaño que les fuera imposible vencer, para después atenuarlos con una manipulación genética y volvérselos a inyectar, ante lo que consiguieron que la rata lo eliminara en 48 horas.

La idea central de este estudio sería poder probarlo en humanos, de manera que a un paciente con esta patología se le extraigan, mediante una biopsia células cancerígenas, para seguidamente manipularlas genéticamente, eliminando la expresión de una enzima llamada ERK5, y así volvérselas a inyectar pero atenuadas, de forma que el sistema inmune acabaría con el tumor original dañino.

En este sentido, Anel señaló que se está trabajando en un proyecto de la Unión Europea para poder comenzar ensayos clínicos, si bien consideró "muy difícil" que se acepte la prueba en humanos "porque en realidad supone inyectarles células tumorales vivas, y eso siempre es un riesgo".

Así, los investigadores tienen la esperanza de que, con el conocimiento y consentimiento de los pacientes, se pueda realizar este ensayo utilizando células asesinas naturales (NK), pertenecientes al sistema inmune natural y, por tanto, ya presentes en el cuerpo del paciente.

Anel avanzó que ya existen pacientes dispuestos a someterse a este ensayo clínico, aunque reconoció que éstos son enfermos terminales, en ocasiones con metástasis, en los que "es mucho más complicado que el ensayo tenga éxito", frente a los tumores incipientes.

No obstante, a pesar de que los resultados obtenidos en los ratones fueron "altamente satisfactorios" en células leucémicas y tumores hematológicos, no en los tumores sólidos, es necesario recordar que los ratones y los humanos "nada tienen que ver".

"No se pueden extrapolar los resultados, pero este es el primer paso para su aplicación en humanos, porque estos experimentos han sido exitosos y no se han detectado efectos secundarios", aseguró este científico del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular y Celular de la Universidad de Zaragoza.

Esta esperanza para el tratamiento del cáncer o al menos de la leucemia ha sido el resultado de dos estudios realizados entre el equipo de Anel y Pardo, responsables de la línea 'Apoptosis y función efectora del sistema inmunitario', y el grupo dirigido por Martín Villalba.

(EUROPA PRESS ARAGÓN)